Archivo de la etiqueta: Política

No nos vas a callar, Juan Dabdoub.

Al parecer al presidente del Consejo Mexicano de la Familia no le gusta ser cuestionado, confrontado o analizado. Durante una transmisión en vivo en Jalisco, decidió callar con la mano a una mujer que le hacía preguntas sobre el “Autobús de la libertad” o como a mí me gusta llamarlo: El autobús de la homofobia. Seguir leyendo No nos vas a callar, Juan Dabdoub.

El Amor en Tiempos de Trump

Spiceguns

Bien sabemos ya todos del vehemente y bien intencionado discurso que el nuevo presidente de los Estados Unidos tiene hacia las minorías, las mujeres y cualquier ente que no forme parte del grupo WASP (White, Anglo Saxon, Protestant). Un discurso que ha generado conflictos raciales, religiosos, étnicos y sociales en muchas ciudades de la Unión Americana.

Si bien, la elección de Donald Trump es algo vergonzoso y peligroso, es al final de cuentas una decisión legítima y soberana del pueblo estadounidense, sin importar lo complicado que sea su sistema electoral.

Sin embargo, hay que ver qué significa el triunfo de Donald Trump y el gran problema que hay detrás de su presidencia. Recordemos que el presidente de los Estados Unidos no tiene el poder absoluto. Es más, podríamos decir que es incluso más débil que el congreso y que cualquier acción que desee tomar debe de tener la aprobación de este último. En este aspecto podemos confiar que no todas las incoherencias que salen de la boca de Trump se harán realidad.

Lo que sí es preocupante son los millones de simpatizantes que votaron por él y que son hoy de una manera u otra, la voz más fuerte en los Estados Unidos. Y es que el problema no es tener un presidente estúpido, racista, homofobo, xenófobo y muchos otros fobos pero con poder limitado. El gran problema es el tener ese mismo tipo de población, pero libres como liebres para realizar las acciones que más les dan la gana.

Y es que ya a segundos de que se le inaugure como presidente, queda en nosotros pensar como minorías étnicas, sexuales y en algunos casos religiosas. ¿Qué es lo que debo hacer para cambiar esa forma de pensar de mí y los mios? Y es que no nos equivoquemos; aunque no vivamos en los Estados Unidos, nuestras comunidades se extienden más allá de la frontera y los hechos que ocurren de uno y de otro lado nos afectan por igual.

Lo primero que debemos hacer es no caer en juegos y manipulaciones. Hay que saber diferenciar entre lo que dice el gobierno, lo que piensa la gente y la ignorancia que permea en gran parte de la sociedad. Recordemos que no es culpa de Cinthya Smith de Utah el desconocer de nuestros países, de nuestras religiones o de nuestra sexualidad. El entorno en el que Cinthya se ha desenvuelto, sus capacidades económicas y el sistema educativo americano no ayudan mucho a ver más allá de los límites de su condado.

Recordemos y seamos honestos, nosotros también del otro lado de la opinión guardamos en muchas ocasiones puntos de vista distorsionados sobre lo que ocurre al otro lado de la calle. O ¿estoy diciendo mentiras de que lo primero que se nos ocurre en pensar en un estadounidense es un rubio, alto de ojos azules?,¿O de que una mujer musulmana es oprimida o un bautista es negro y canta en su Iglesia en el Sur?

Para combatir la ignorancia y el racismo hay que combatirlo con nosotros mismos y ser tolerantes y pacientes al ayudar a otros a cambiar sus puntos de vista. Hay que pensar en esto como una enfermedad que necesita cuidados y antibiótico. Sin el medicamento correcto, un cierto grado de cuidados y la paciencia necesaria, el enfermo jamás podrá curarse.

Quien sabe, tal vez con el tiempo, podamos cambiar el punto de vista del mismísimo presidente.

Mundo Polarizado y qué tiene que ver Trump con eso

Marcelo icon twitter facebook fb icon

¿Cómo que mundo polarizado? Con los recientes acontecimientos en el vecino país gringo, en el cual el martes por la noche nuestro peso aparentemente se aventó un clavado como si estuviera en la quebrada de Acapulco y el dólar se fue por las nubes con el triunfo del señor Donald Trump, lo cual sacó de balance a medio mundo (literal), hay opiniones de todo tipo, aparentemente nadie está fuera del tema, para todo el mundo Trump es el malo del cuento, pero ¿En realidad lo es?

Platicando con una amiga, mientras se nos iban las horas enumerando las trastadas que nos habían hecho esas personitas que nos traían de cabeza y con el corazón roto, caí en cuenta que siempre nosotros éramos los buenos y ellos los malos, olvidándonos que también son seres humanos con defectos y virtudes con días buenos, malos, regulares y sobre todo, que tienen una historia por la cual son así.

Esa tendencia a polarizar siempre las situaciones dándole el papel de malo a uno y el de bueno a otro, lo hacemos todo el tiempo, pocas veces nos ponemos a pensar que al tomar el papel del “bueno”, nos estamos victimizando, cosa que nos vuelve irresponsables de nuestros actos, de la correlación y corresponsabilidad que adquirimos al formar parte de la vida de alguien más, sea por el tiempo que sea; a la gente no nos queda claro que estamos más conectados de lo que pensamos, nos dividimos en clases sociales, colores, niveles de inteligencia, agreguen cuantos factores gusten, pero todos invariablemente terminaremos encarando a la muerte de alguna u otra manera y cuando eso pase no nos llevaremos absolutamente nada.

¿De qué va todo este discurso/ choro mareador? Pues de tratar de sembrar una semilla en quien lea esto, para que abra su mente a una realidad, la cual consiste en hacerse responsable de lo que hace, dice, piensa, porque aunque suene trillado somos los co creadores de nuestra vida, ya sea que crean en un Dios o no, en un ser más allá de lo invisible tipo el ojo thundera, es un hecho que tú y solo tú decides sobre tu vida, no Trump, no tu ex, no tu papá, no nadie, solo tú, si le permites a alguien más controlarte, hazte consciente de eso y hazte responsable, no busques culpables o malos del cuento porque tú eres quien permite y autoriza sobre la vida que se te dio.

Viendo la serie de comentarios y memes en las redes sociales sobre lo alarmante de la elección de Trump como presidente de Estados Unidos, analizándolo desde varios puntos de vista podemos darnos cuenta de que ese señor es el reflejo de la gente que va gobernar, podemos hacer una larga lista de defectos que tiene el susodicho y su gente, pero ¿cuántos de esos defectos los tenemos nosotros?

No podemos negar que en México somos buenos para menospreciarnos entre nosotros mismos, recordemos que nosotros tenemos el mal del cangrejo, lo cual no está tan padre, razón por la cual algunos asuntos siguen sin cuajar en este país; es ahora cuando regreso al punto que mencioné al principio, estamos conectados, somos espejos y lo que nos choca de alguien, nos checa a nosotros ¿lo habían considerado? Tomando en cuenta que somos un espejo, en el cual se reflejan las cosas buenas y las no tan buenas, que todos somos instrumentos de todos, que nos guste o no, a diario nos mostramos lo mierda que podemos llegar a ser, que no hay malos ni buenos, solo personas que están haciendo lo mejor que pueden en esta vida.

Este texto no es en son de regaño, no estoy a favor ni en contra de nadie, el único objetivo es tratar de expandir conciencias, de aportar algo diferente a los memes y a los comentarios de alarma y pánico. Ciertamente no soy perfecto y caigo en todas las actitudes aquí descritas, pero estoy en el camino de cambiarme, seamos más diversos, más conscientes y sobre todo más felices.

Marcelo 😉