Archivo de la etiqueta: El estanquillo

Con maduros, ¿Por interés o por amor?

icon_instagram icon_twitterHernán Fuentes

Anteriormente les comenté de la falta de compromiso que tenemos y que el sexo es más fácil hoy en día que el amor sincero. Pero sé que hay otro factor que he notado y  llamo mi atención y es el INTERÉS y más si es con una persona Madura. Seguir leyendo Con maduros, ¿Por interés o por amor?

Depresión homosexual: amistad y autoestima con disfraz de “status”

  pag_staff_tw Eliud Gc

Te has puesto a pensar la cantidad de gente que te rodea, a las personas que tienes cerca, si realmente tienes amistades en las cuales confiar o si solo tienes a tu clan para el antro. Siéntate a degustar mis palabras por que seguro te vas a dar un ¡catorrazo! muy sabroso cuando termines de leer. Seguir leyendo Depresión homosexual: amistad y autoestima con disfraz de “status”

¿Buscamos amor o sexo?

 icon_facebook  David  R. 

Leía hace un momento una columna de este mismo sitio y quise dar mi opinión sobre el tema. En particular la columna dice más o menos «Desgraciadamente, gracias a la tecnología y a las múltiples apps que existen para conocer gente… han sido el detonante para que poco a poco se vayan acabando los sentimientos y que solo surja el placer del cuerpo».

Acto seguido fui a Google y busqué: «el trabajo más antiguo del mundo», en el primer lugar apareció «La Prostitución». Sí, aunque usted no lo crea.

El placer del cuerpo me imagino se refiere al sexo y el tono en el que lo escribe es como si hablara de un pecado.  Esas cositas “malas” e innombrables que hacemos con la persona que nos gusta en la intimidad de una habitación y con la luz apagada.

Gente, el sexo es un instinto natural que acompaña al ser humano desde antes de ser humano. Todas las criaturas de la naturaleza tienen instinto sexual, todas ellas se aparean entre machos y hembras por instinto. Bueno, hay sus numerosas excepciones que se aparean entre machos o no necesitan aparearse, pero ese es otro tema.

El sexo no tiene nada que ver con el amor. Si quieres amor no lo vas a encontrar teniendo sexo, bueno, puede que sí, pero las probabilidades son muy pocas. Muchos piensan que sí, y esperando al príncipe adorado le dan el turroncito para que se lo desmoronen a la primera y ¡zaz!

Que a la vuelta unas semanas o cuando mucho meses el galán en cuestión se fue a desmoronarle el turrón a alguien más, o sea, se fue de puto, promiscuo, fácil, inmoral y uno se queda con el corazón destrozado y odiando a todos los hombres o mujeres que son iguales, canallas.

Tener sexo con muchas personas no es malo y tampoco es pecado. Cada quien tiene el derecho a decidir sobre su cuerpo y su sexualidad, nadie te puede decir nada. Puedes tener una, dos o más parejas sexuales. Puedes tener encuentros casuales de una sola vez con muchos, o tener amigos sexuales para repetir.

Claro, si lo van a hacer por favor recuerden «sin globito no hay fiesta». Y si lo que buscan es sexo sean claros, díganlo así como es. No le anden bajando el sol, la luna y las estrellas a alguien con el único fin de bajarle los choninos y luego irse.

Encontrar el amor es otra cuestión, y ha sido tan difícil hoy como lo fue para nuestros padres, nuestros abuelos y todos nuestros ancestros. Hay que ser realistas, la mayoría de los matrimonios a lo largo de la historia no han tenido nada que ver con el amor ni con el formar una familia. La presión familiar, la situación económica, las costumbres, la religión y muchos otros factores eran los que hacía que la gente se casara.

En lo personal, me gusta el paradigma gringo del noviazgo y el amor:

Primera cita, conocerse y platicar y saber si se tienen cosas en común; básicamente saber si hay química y decidir si estás dispuesto a una segunda cita. Aquí decides si te gusta, y descubres si el otro te atrae para un siguiente paso.

Segunda cita, conocerse un poco más y llegar a primera base. Es decir, unos besos babosos intensos y juego limpio sobre la ropa. Aquí ya ves si huele rico, besa rico, está bien rico y cosas así. Si los dos están cómodos y dispuestos habrá una tercera cita en la que ahora sí le puedes entregar el turrón para que te lo desmorone.

Hasta aquí no hemos hablado de amor, simplemente de dos personas que se están conociendo y viendo si son compatibles como personas y como amantes. Eso es lo primero, pues pienso que no te puedes enamorar de una persona que no conoces o con la que no eres compatible sexualmente.

Con el tiempo se enamoran, casi siempre uno antes que el otro, y entonces deciden ser pareja. Llega el momento en que llevan la relación a otro nivel (vivir juntos) y ya luego de un buen rato deciden formar una familia, casarse y tener chilpayates.

Aquí en México es difícil este paradigma, primordialmente porque nos han enseñado que el sexo es sucio, es un pecado. Te enseñan que pensar en sexo es tener malos pensamientos. Y la verdad es que no, el sexo es un aspecto más de la vida de una persona y de una pareja;  para poder enamorarte de él o de ella debe de haber compatibilidad en todos los aspectos, espiritual, personal, profesional, sexual, etc.

Así que yo diría que las apps famosas que hay en el mercado de los celulares o la web no tienen la culpa. Nosotros debemos de saber qué es lo que queremos, cómo lo queremos y cuándo. Dejen de lado su terror sexual, no se irán al infierno por calientes, a menos que se la pasen haciendo daño a los demás. Disfruten su sexualidad, vívanla y no le tengan miedo, con el tiempo llegará el príncipe azul que les desmorone el turrón por el resto de sus días.

Eso sí, desde la primera cita sean muy claros en lo que buscan y esperan. Yo ya encontré con quien desmoronarnos el turrón mutuamente, tronarnos el ejotito o hacernos el amor por el resto de nuestras vidas, y aunque no lo crean fue gracias a una de esas aplicaciones que hablaba el otro post.

 

En el trabajo: soy gay ¿y qué?

Aldo Esaú

Por la mente de tod@s ha pasado esa idea de que quizá sea “mejor“ el hecho de que tus compañeros de trabajo no sepan de tu orientación sexual, y no se diga de tus jefes directos o de algún gerente o directivo por que el tan solo imaginar que ese rumor llegara a oídos de RRHH te hace temblar. Si bien esto es una realidad, también es cierto que los tiempos han cambiado y que los lugares de trabajo cada vez son más tolerantes y diversos, sobre todo en las empresas privadas y con algunas excepciones en el sector público.

Seguir leyendo En el trabajo: soy gay ¿y qué?

Deja de aprovecharte de las personas y ponte a trabajar.

icon_facebook  Angie García

Quisiera compartirles un par de experiencias que me tocó vivir hace ya unos días, advirtiendo desde el inicio que la manera de interpretar las cosas varia de persona a persona; esta es mi opinión, y la defiendo, pero en ningún momento es mi intención ofender a alguien.
Seguir leyendo Deja de aprovecharte de las personas y ponte a trabajar.

El respeto al derecho ajeno es la paz

 David R.

La frase que da título a mi artículo, la aprendí en tercer año de primaria, al mismo tiempo conocí a uno de los personajes más complicados de la historia mexicana. Todo mexicano conoce o ha escuchado esta frase y sabe quién la dijo, pero casi nadie sabe lo que realmente significa. Seguir leyendo El respeto al derecho ajeno es la paz

Sexo fácil… amor complicado

 pag_staff_tw Hernán Fuentes

Hace días, discutiendo temas sobre el sexo y el verdadero amor, por así llamarlo, llegué a la conclusión que hoy en día es más fácil obtener sexo con cualquier persona, que encontrar una persona que nos ame y nos respete. Seguir leyendo Sexo fácil… amor complicado