La primera impresión

En estos tiempos tan acelerados, en los que a veces llegamos a hacer las cosas tan mecánicamente que incluso podemos pasar por alto aspectos importantes de nuestra vida, por ejemplo, de nuestra imagen, algunas personas en la actualidad podrían no estar conscientes de lo importante que es el causar una buena impresión en los demás, en especial, si parte de la vida se desarrolla en el mundo empresarial,  se forma parte de una organización o meramente se es una persona sociable.

Los seres humanos por naturaleza tendemos a ver a los demás siguiendo una línea de arriba hacia abajo o viceversa, la famosa barrida, a veces es muy notoria esta acción, tal acción  puede resultar incómoda para quien la recibe, por lo cual es importante estar conscientes de ello, para no incomodar a nadie, pero ese es otro tema, lo que quiero contarles hoy es sobre otra acción que sucede en nuestra mente  al ver por primera vez a una persona justo después de hacer la mencionada barrida.

Ya sea que nos presentan a un posible cliente, proveedor o algún conocido, las personas tendemos a crear una historia breve de cómo creemos que es nuestro interlocutor, teniendo como única referencia y fuente de inspiración su apariencia. La forma en la que vestimos dice más de lo que creemos, esos pequeños detalles que pensamos nadie va notar, para otras personas pueden ser grandes distractores, desde un botón que se está descosiendo, pasando por unas uñas crecidas, así como un posible exceso de fijador en el cabello, hasta los extremos, ropa arrugada o en mal estado, calzado sucio, prendas de la talla incorrecta, entre muchos más; todo en nuestra persona comunica algo ya sea positiva o negativamente y en ciertas ocasiones, lamentablemente, puede ser un factor que nos esté frenando para conseguir ciertos objetivos.

En los talleres y pláticas que imparto, siempre les hago un pequeño ejercicio visual, en el que les presento fotografías de diversas personas, después les invito a los asistentes a que me cuenten lo primero que piensan de la persona al ver la fotografía en turno, les pido que me digan a qué creen que se dedica, su edad, su estado civil entre otros datos, al final les revelo la identidad y oficio de alguno de ellos, acto que les causa sorpresa en la mayoría de los casos, porque a veces no coincide con lo que pensaban de la persona, ese mismo ejercicio lo hacemos todos los días, cientos de veces con cada una de las personas desconocidas con las que interactuamos, he ahí donde radica la importancia de estar siempre presentables de acuerdo al lugar y evento al que asistimos.

Dicen que la primera impresión no se olvida, considerando que podría no existir otra oportunidad para generar una mejor impresión en caso de que hayamos fallado en la primera, es importante tener cuidado de nuestra imagen, la manera en la que procedemos hacia los demás, no sólo en el medio en el que nos desarrollamos profesionalmente, también en el personal, debe haber coherencia entre nuestra imagen personal y nuestro proceder, caso contrario estaríamos generando poca confianza y credibilidad, es por eso que es sumamente importante tener cuidado de este aspecto de nuestra vida. Espero les sea de utilidad  esta información en todos los aspectos de su vida, nos leemos pronto.

Síganme en Facebook:

 https://www.facebook.com/msasesoriadeimagen


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.