#HablemosDeGénero: Ingrata (y poco reconocida) paternidad

Llega una edad en la que, queramos o no, nos gusten los niños o no, cada vez es más común que éstos llenen nuestra vida; nuestrxs hermanxs, amigxs, compañerxs de trabajo comienzan a traer nuevos seres humanos al mundo. La maternidad/paternidad es algo fantástico cuando está en los planes de uno, pero es común hallar ciertos mitos que la envuelven. Hoy quiero que #HablemosDeGénero y lo abordemos!

Todo comienza cuando, en el escenario más común (sin la intención de excluir otros modelos), nuestrx amigx se une civilmente con su pareja y naturalmente su forma de vivir cambia. Imaginemos que ahora tienen un bebé y esto cambia más. No conozco ninguna familia homoparental ni lesbomaternal (lamentablemente), pero sí muchas familias jóvenes de padres heterosexuales, y en éstas últimas noto un fenómeno común: Las mujeres hablan de lo bien que les va con el nuevo bebé, sobre todo compartiendo actividades y suelen mencionar que su esposo “ayuda” con el cuidado del bebé. “Ayudar”. Algo como que no me cuadra con esa palabra.Si un hombre se está haciendo cargo de su hijo, está AYUDANDO a su esposa? Con esto afirmamos que una mujer DEBE cuidar a su bebé, pero si un hombre lo hace, le está haciendo un favor a alguien. Me parece una situación algo injusta.

#HablemosDeGénero

¿Por qué menciono esto? Porque considero importante que #HablemosDeGénero y discutamos porqué aún en tiempos modernos, la paternidad sigue teniendo un lugar secundario para los hombres y primario para las mujeres. Es una situación muy dual porque a la mujer se le da demasiada importancia como madre, y al hombre se le resta importancia como padre. Sinceramente, no sé cuál de las dos situaciones es peor; ¿Que a la mujer se le diga que ser madre debe ser su máxima aspiración? ¿O que a un hombre que le quiera dedicar todo a sus hijos se le considere de frágil masculinidad? ¡Es todo un problema de género!

Pareciera que querer ser madre es lo máximo, pero querer ser padre no es una aspiración “suficientemente grande”.

De aquí parten varios problemas, pero los resumo en dos: Una mujer DEBE tener hijos, y con ello dedicarse al hogar. Un hombre debe tener metas grandes y ser ambicioso, y ser padre “es poca cosa”.

#HablemosDeGénero

En resumen, se trata de una mentalidad machista con la que llevamos años peleando. El sexismo y machismo envueltos en la maternidad/paternidad existen y son demasiados los tabúes que acarrean; Una madre que decide seguir trabajando es una desnaturalizada; un hombre que cuida a los hijos es mandilón; una mujer debe dejar todo por sus hijos y por su marido; un hombre que no trabaja pero su esposa sí es un fracasado; el hombre debe ser proveedor del hogar, pero no mostrar muchos sentimientos; las licencias de paternidad* son innecesariasy así continúa la lista…

Hay que empezar por el principio: Somos seres humanos, todos iguales. En tema de género aunque con funciones fisiológicas distintas, el procrear un hijo es un 50/50; ¿Cuándo se volvió válido que se marcaran estos roles tan desiguales? Al bebé lo hicieron dos personas, las responsabilidades deben estar divididas entre dos personas.

En este tema se relaciona la creciente visibilidad del matrimonio igualitario por una razón… ¿Pueden imaginar por qué? Al ser dos hombres o dos mujeres, estamos libres de estereotipos y roles de género; esto representa un punto de partida significativo al hacer que el género deje de condicionar la conducta y los roles a desempeñar.

¿Por qué no dejamos de pensar en roles y comenzamos a hacer las cosas por nosotros? Antes de ser un sexo, somos personas; comencemos a pensar como tales. ¿No sería hermoso que todas las parejas compartieran actividades por el gusto de hacerlo? Sin que alguien le ayude a alguien, sino porque a ambos les toca por igual.

En esta época de libertad y revolución sexual, es nuestro momento de que #HablemosDeGénero y destruyamos estereotipos.

Mujer; tu pareja tiene las mismas responsabilidades para con el hogar que tú. Hombre; no tengas miedo a la paternidad, tienes todo el derecho a desear ser padre. Parejas heterosexuales y homosexuales, así como todos los modelos de familia existentes; estamos en nuestro momento para cambiar la mentalidad del mundo! #HablemosDeGénero y, además, recordemos que todas las familias son familia.

*Puedes leer sobre información de interés sobre la importancia de las licencias de paternidad aquí.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.