No nos vas a callar, Juan Dabdoub

No nos vas a callar, Juan Dabdoub.

Al parecer al presidente del Consejo Mexicano de la Familia no le gusta ser cuestionado, confrontado o analizado. Durante una transmisión en vivo en Jalisco, decidió callar con la mano a una mujer que le hacía preguntas sobre el “Autobús de la libertad” o como a mí me gusta llamarlo: El autobús de la homofobia.

El “Semanario 7 días” fue quien transmitió en vivo el increíble momento y aún así, la entrevista continuó con toda naturalidad.

Nos llama la atención que este señor es de los que vive gritando que lxs personas LGBT+ somos agresivxs, peleonerxs y maleducadxs, pero eso no es lo que se ve en el vídeo.

Vamos a analizar a Don Juan tantito:

Es una persona que no respeta a las mujeres.
Esto es claro. Si se siente con el derecho de callar con violencia a una mujer en una transmisión en vivo, ¿hasta dónde puede llegar? o ¿hasta dónde está llegando? No nos interesa lo que haga de su vida privada a menos que esto signifique que está violentando a más personas.

Es una persona que se siente más poderoso que los demás.
Alguien que decide atacar tan directamente y que en repetidas ocasiones ha decidido no conciliar ni aprender con bases científicas que sí estamos hablando de derechos y no de sus ridículas ideologías.

Es una persona ignorante.
Alguien que cree que una persona trans es un “hombre barbudo que se siente mujer y se mete al baño de mujeres” no podemos considerarlo precisamente una persona responsable con su aprendizaje.

Si combinamos todos estos factores, la suma nos da:
UN MACHISTA.

Y sí, tiene todo el sentido que un machista, luche para que los y las personas LGBTs no seamos reconocidxs.

Señor Juan:

No.

No nos vamos a callar. Aunque usted no nos quiera escuchar.
Lo hemos visto reírse de mujeres (como en el caso de la presidenta de COPRED), lo hemos visto criticar nuestras orientaciones sexuales. También hemos visto como se burla de las personas LGBT y trata de invisibilizarnos diciendo que solo somos “anormales”. Vamos a seguir luchando para que –le guste o no- se respeten nuestros derechos humanos.

¿Qué estamos esperando, comunidad? ¿Necesitamos que un Juan Dab-algo venga a callarnos con las manos?

Hasta el momento ni Juan Dabdoub ni el Consejo Nacional de la Familia han ofrecido una explicación o disculpa por haber tapado la boca de la mujer que intentó cuestionarlo. Pero aquí lo seguimos esperando.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.