Cómo abordar tu estatus de VIH en la primera cita.

Navegando en facebook me encontré con un texto que abordaba el tema de cómo decirle a tu cita que eres seropositivo, los cinco consejos que dan me parecieron de gran ayuda para quienes están en esa situación,  por eso decidí traducirlo muy a mi manera para que lo puedan leer más personas, espero les guste.

En las primeras citas paso la mayor parte del tiempo considerando si el fulano merece o no una segunda cita ¿A caso me estoy divirtiendo? ¿En realidad quiero escuchar las mismas historias otra vez? ¿En qué me dijo que trabajaba? Por lo regular la cita termina con una palmadita, un abrazo o un incómodo intento por tratar de, ya saben, tratar de llegar al beso, aunque ya saben uno se hace el loco, por si el otro no quiere, no sentir tan feo el rechazo.

Por supuesto, no estoy solo en esto, para todos quienes somos seropositivos, existe una cantidad extra de ansiedad al terminar una cita, lo cual creo radica en dos factores: te das cuenta que el fulano no merece una segunda cita, lo cual te hace pensar en que hacer la siguiente media hora para que no sea tan aburrida y que si el fulano merece la segunda cita como le dirás que eres cero positivo.

No te preocupes, todos hemos estado en esta situación, tenga o no que ver con nuestro estatus de VIH. El secreto es hacer nuestra la situación. En este punto de tu vida, si dejas que un virus defina quién eres a tal punto que tiemblas de miedo por decirle a un completo extraño el estado de tu salud, créeme tiene más que ver con el trabajo personal que tienes que hacer fuera de las citas.

Todos sabemos lo que siente estar sentado en ese lugar (las citas) temerosos de ser juzgados o rechazados (puede ser peor). Pero si lo piensas bien, siempre nos estamos juzgando a nosotros mismos, si nos saltamos ese paso, podríamos sorprendernos con los resultados. He aquí algunos puntos a considerar sobre eso:

  1. ¿De verdad valen la pena? El tener VIH aún está estigmatizado, siempre asociamos su falta de interés con el ser seropositivo. Si el susodicho nos aplica el ghosting, es normal asumir que por ser cero positivo o bueno quizás lo hubiera hecho de cualquier manera porque en realidad es un idiota. Por eso se selectivo con quien compartes tu estatus de seropositivo, créeme te ahorras muchas desilusiones en el camino. Date chance de decidir si el fulano vale o no una segunda cita, si él de verdad vale la pena, entonces sí podrás pensar en la mejor manera de contárselo. A veces es bueno esperar incluso a la tercera cita para que puedas saber más de él antes de decírselo.

 

  1. ¿Está bien decir que soy indetectable? Sí,  tú eres seropositivo, no tienes por qué negarlo, pero si tus niveles del virus son muy bajos, estás en el nivel de indetectable, es decir hay cero posibilidades de que transmitas el virus. Es correcto, tienes sexo seguro en tu bolsillo, créete el término de indetectable y hazlo tuyo, porque aunque el virus esté en tu cuerpo, no define quién eres. Si eres lo suficiente afortunado de ser indetectable, cuéntaselo a tu cita en turno e indetectable significa no infeccioso (Es ciencia baby).

 

 

  1. Primero muestras lo que te apasiona. Atención aquí, siempre hay un momento en las primeras citas que el fulano te pregunta sobre lo que te apasiona, tus metas y tus sueños. En lugar de contarle sobre eso dile, “Sueño con que un día termine el estigma hacia el VIH” o menciona que eres de los que profesan con el ejemplo, imagínate diciendo “Me apasiona mucho educar a la gente sobre el VIH, soy no detectable, lo que significa que no puedo pasarle el virus a nadie porque está suprimido, pero no todas las personas saben lo que significa eso”.

 

No solo estás mencionando tu estatus de una forma cómoda y normal, también estás mostrando tu entusiasmo y pasión (y el entusiasmo es sexy). Haciendo eso cambias inadvertidamente las moléculas en el aire, mostrándole a tu cita que no es la gran cosa. Ese tipo de actitud es magnética.

 

  1. Juega en tu propio equipo. Nunca te disculpes por tener VIH, recuerda que parte de cuidarte a ti mismo va más allá de tu tratamiento, es cuestión de amarte a ti mismo, todo mundo le teme al rechazo, especialmente al principio, pero al final del día el miedo es cobarde, porque si lo ves directo ala cara, sale corriendo. No temas mencionar el VIH en cualquier conversación sin ahondar en detalles personales, ve cómo responde él y trata también de ser empato o con él. Una vez que están en el mismo canal, dale un adelanto de lo que dirás, de forma sarcástica, tipo “Bueno, soy seropositivo y he estado juzgando todo lo que has dicho sobre el tema” he visto esto pasar y siempre resulta en risas y la risa es una ventana a la confianza.

 

  1. Pregunta por su estatus tu primero. ¿Por qué no cambiar los papeles y preguntarle tú primero sobre su estatus? Así él estará menos a la defensiva cuando le digas el tuyo. La gente se siente muy cómoda preguntando a través de las aplicaciones de ligue sobre el estatus, pero olvidan lo que siente hacerlo en persona. Escuchar la pregunta ¿tienes VIH? Aún me da escalofríos, aún hay tabúes en esa pregunta, de alguna manera extraña al hacer esa pregunta alivia un poco la ansiedad, pero uno nunca sabe, él podría ser seropositivo también.

 

El texto original lo pueden leer en inglés en el siguiente link:

How to Disclose Your HIV Status on a First Date

I spend most of every first date contemplating whether he’s worth a second one. Am I having fun yet? Do I care to hear these stories again? What did he say his job was?


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.