Orgullo Jotero

Martín Sánchez

Junio está  por terminar, quiero aprovechar la recta final de este mes para hacer una reflexión (ya ven que no se me da eso de echar a volar mi mente) sobre lo especial que es para nosotros este mes, del orgullo que deberíamos sentir todos por ser lo que somos, y no solo me refiero a ser seres humanos, sino el ser Gais.

Como todos sabemos junio es el mes del orgullo gay, así como de todo lo que tenga que ver con nosotros y la cultura que ciertamente tenemos, de la cual hay pros y contras como en toda cultura y que estamos trabajando en esos contras (eso espero). Quiero tomar este espacio, mi diario, su espacio,  porque es de todos los que me leen, quiero que nos tomemos de las manos, ah no verdad, ya en serio, me gustaría que se regalaran unos minutos de su tiempo para pensar en por qué debemos estar orgullosos de ser lo que somos, aunque la sociedad mundial diga que somos una minoría, somos una gran comunidad.

Empezaré por poner el ejemplo y les contaré porque me siento orgulloso de ser gay, me provoca orgullo el tener esa facilidad de copiar los pasos de baile de los videos de las popstars de moda en los antros, el tener la libertad de abrazar mi lado femenino y poder emular de alguna manera a esos maravillosos seres que son las mujeres, poder tener miles de formas de expresar el aprecio por mis amigos hablándoles en femenino lo que para mí es tener un lenguaje propio, en serio lo tenemos, el ser tan devotos a Madonna, Britney, Beyoncé, Ariana Grande, Cher, Lady Gaga, Katy Perry, Kylie Monigue y cuanta popstar que se sienta bendecida por tenernos como fans, lo que se puede traducir en que podemos ser fieles a alguien, me  provoca orgullo  esa manera de llevar al siguiente nivel la creatividad en todas sus formas, el contar en nuestras filas con hombres que puedan convertirse en reinas a base de las más chingonas técnicas de contour facial, no cualquiera hace esos dead drops, no cualquiera, por mencionar solo algunas de nuestras cualidades que por supuesto están regadas entre todos nosotros.

Aunque haya cosas con las que no estamos de acuerdo, hay más cosas por las cuales estar orgullosos, por algo nuestra bandera es un arcoíris, por la diversidad que nos caracteriza, por la alegría que representamos y para muestra todas las marchas que se hacen alrededor del mundo, donde hay de todo, como debe de ser, que si hay gente semidesnuda, pues si están orgullosos de su cuerpo ¿por qué no mostrarlo a los demás? Somos muchos los que agradecemos el taco de ojo, es bueno exponer nuestra inconformidad con las cosas que no nos gustan del ambiente gay, pero también debemos exponer una solución o mejor aún ser esa solución, el buen juez por su casa empieza.

Pensarán que son puras joterías de las que estoy orgulloso o que pudieran definirme  como gay, ya sea que piensen que soy la jota brincona, la muscoloca, la circuitera y demás términos que nos hemos acuñado, (ahí está la creatividad otra vez) podrían pasar por meras vanalidades, pero en realidad no lo son, es decir no todo lo tenemos que ver como algo malo, aprendamos a ver el lado positivo de las cosas, de esa manera nuestro mundo y el de los demás podría ser un lugar más amigable donde vivir, esto lo menciono por todas esas comadres que se quejan de las marchas y del hecho de que no deberían existir, por supuesto que deben existir, porque hay mucho más por lo cual estar orgulloso.

Cada quien tiene su manera de expresar su personalidad como gay, cualquiera que sea está bien siempre y cuando no afecte a terceros, así como cada quién festeja o no el mes del orgullo gay, lo último es respetable, pero, en serio, no sean así aunque sea pongan un fondo de pantalla jotero en su celular, recuerden ser diversos y ser felices, byes.

 

Marcelo 😉

Texto extraído del Blog Benditos 30s El diario de Marcelo, síguelo en sus redes sociales.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.