Ahí vienen esas mamarrachas


 SEÑORAS BIEN

Ahí vienen estas mamarrachas. Esas fodongas buenas para nada.

Estas tipejas. Esas lacras.

Se acercan las guacamayas a la beberecua. Ya llegan por sus cubetas de pulque. Entran juntas partiendo la puerta en dos, con sus nalgas. Con sus grandes caderas oliendo a concha. Hediendo a pepa.

Dan risotadas para anunciarse. Destilan thinner y mota barata. Traen los labios pintarrajeados como pitayas. Con sus dientes rojos. Llevan las tetas mojadas y las pantaletitas de raso y poliéster.

El barullo de chalanes abren su paso. Cinco, seis y hasta siete albañiles rechiflan. No hay culo sabroso como el de las muchachas. El pelo cenizo, las sonrisas falsas. Ahí vienen las brujas hasta las chanclas.

Van a La jalisciense a robar, a calentar bueyes. En La colonial piden prestado. Con el tío Pepe canelas y alcohol de caña. Corren a la Coyoacana a mostrar surco. Van al Dos de oros y a La peninsular.

Todas chamagosas y orinadas.

Ahí vienen estas mamarrachas.


Dolorosamente francas,

SEÑORAS BIEN.

Escríbenos: vidaardiente.seniorasbien@outlook.es


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.