Twitter, su lado oscuro… y gay

 Adrián Cubillo

Grindr, Hornet, GuySpy, Tinder y todas las demás apps habidas y por haber enfocadas al mercado gay en las que el sexo, la amistad o inclusive las relaciones de pareja florecen y se marchitan; se quedan cortas con los beneficios indirectos que brinda Twitter.

Recientemente buscaba información estadística y promedios respecto a la duración de las parejas gay en el mundo, así como índices de infidelidad; aunque ese es un tema muy a parte y de resultados desalentadores, me encontré con diversas cuentas de Twitter que brindan entretenimiento sexual gratuito en dos minutos, veinte segundos.

Por supuesto que la curiosidad mató al gato y eso me llevó de una cuenta a otra, leía las conversaciones que tenían estos #SexTweetstars con sus fans que está de más mencionar, son demasiados.

Twitter

Noté un común denominador: la mayoría de los administradores de estas cuentas no poseen tabúes salvo el de la privacidad. Irónicamente podemos conocer muy bien su anatomía, posición sexual preferida, obtener el número de Whatsapp e inclusive saber en que área geográfica se desenvuelven, pero no ver sus caras.

Dentro de estos rasgos característicos propios de cada #SexTweetero pu  de percatarme de siete formas de publicación que se tienen en común:

  1. Los activos presumen la anatomía de sus pasivos, en tanto que los pasivos presumen su propia anatomía en espera de ser vistos por algún top disponible.
  2. El activo es quién filma, edita y publica el vídeo, rara vez el pasivo le asiste o filma la acción entera.

También es común ver al administrador de la cuenta pidiendo información de apps para editar  sus vídeos.

  1. Las impresiones de pantalla de la plática luego del encuentro no fallan.

Generalmente es el pasivo quien elogia los atributos de su macho y pide repetir, el activo por supuesto, orgulloso, publica la pantalla de la conversación en espera de llenar su apretada agenda sexual.

  1. Al menos el 90% de los clips publicados son caseros y muestran una peculiaridad, amenaza y riesgo para quien aún presuma de cordura: Son escenas sexuales sin protección, el final del clip generalmente queda en la incógnita.
  2. El SexTweetstar se da el lujo de pedir los requisitos o las características físicas mínimas para hacerle caso a alguno de sus fans, obvio, es “famoso”.

Nada complejo intentar adivinar dichos requisitos: musculosos, fit, guapos, buenas proporciones, etc.

  1. Se busca el cruising o sexo en lugares públicos de forma idónea. Clips en plazas comerciales, vagones del metro, bodegas e inclusive consultorios médicos son los más comunes.
  2. Existe una “entretenida” dinámica entre los SexTweetstars y sus seguidores: adivina el twittero. Sí, así como lo lees; este juego interesante despierta la batalla por adivinar quién fue la víctima del SexTweetstar de cabecera.
  3. Los chacales tienen preferencia y club de fans.

Cabe destacar que acompañantes sexuales, strippers, y algunas empresas dedicadas al entretenimiento sexual de la comunidad gay se han sumado a esta estrategia para ganar la atención de su público y es importante decir que ha dado resultado. El sexo vende y vende bien, más cuando nada queda a la imaginación. Antros, hoteles, cabinas o baños de vapor dedicados a este segmento se van haciendo de renombre entre la comunidad gay gracias a Twitter.

Twitter

También pude percatarme que algunos de los SexTweetstars se van de tour. Anuncian fechas y lugares, pero me pregunto ¿cobran?. Al parecer la mayoría aprovecha viajes de negocios para cumplir con una agenda oculta y poder gozar del turismo sexual.

Twitter no es solo una herramienta más de cacería, esta app es la cerecita del pastel. No es el recurso primario pero sí el altar de trofeos. Brinda la posibilidad de liberar a la bestia hambrienta que por su sed sexual se vuelve famosa, pues no es suficiente ligar en las apps especializadas. La fama y el reconocimiento del SexTweetstar casi siempre anónimo son parte del ego y la desesperación desenfrenada por un rato de sexo.

Ojo: Lo anterior no es exclusivo de la comunidad gay, también heterosexuales, transgénero, trasvestis, bisexuales, etc. hacen uso de esta red social de la misma forma, sin embargo la peligrosidad de las practicas sexuales de los gays son alarmantes. Recordemos que todos, sin importar nuestra preferencia sexual somos propensos a padecer enfermedades de transmisión sexual si no se tiene el debido cuidado y respeto por nuestro cuerpo.

Tampoco se trata de darse de golpes de pureza pues ¿quién se ha negado ante un poco de morbo? Hipócrita será quien diga lo contrario pero si ustedes están tentados en audicionar para un SexTweetstar y sumarlo a la queer black list o volverse SexTweeteros tomen las debidas precauciones en sus prácticas sexuales.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.