El hombre detrás de ‘Vato Magazine’

pag_staff_tw pag_staff_inst  Xaúl Sandoval

Como es bien sabido que la unión hace la fuerza, Regiogay tuvo la  oportunidad de platicar con Rogelio Baillères (a.k.a. Mr. Vato), creador de Vato Magazine. Una publicación que está dando mucho de qué hablar y que nos muestra otro lado de la comunidad gay.

Aquí les presentamos algo de lo que nos platicó referente a su revista y lo que viene para ellos:


Regiogay: Primero lo primero, ¿por qué Mr. Vato?

Rogelio Baillères (Mr. Vato): Soy creador y editor de Vato Magazine. Tengo ya mucho tiempo que me he dedicado a la cuestión editorial y ya se me conoce por mi nombre. Sin embargo Vato es un proyecto en dónde se ve a un Rogelio muy diferente. La revista tiene un espíritu muy peculiar. Mr. Vato es como un alter ego. Rogelio es reservado, penoso y diferente. Mr. Vato es outgoing y atrevido. Es una personalidad que sí soy yo pero es como darle a Rogelio una autorización para poder vivir esa otra parte.

RG: Cuéntanos un poco de tí. ¿Cuál es tu historia?

Mr. Vato: Yo nací en Tampico, Tamaulipas.  Vengo de una familia dividida entre políticos y artistas. Tengo un tío abuelo-abuelo que es Emilio Portes Gil, que fue presidente de México,  tíos que está en la política.  Y del otro lado tengo una familia que es totalmente bohemia, artista y rebelde.  Siempre tuve lo mejor y lo peor de dos mundos. Aprendí las políticas e ideales de ambos y el lado oscuro de ambos. Me ayudó mucho a tener un criterio extremadamente amplio y abierto.

Siempre fui un chavito diferente en relación al contexto en el que me desenvolví. Uno de mis pasatiempos favoritos era buscar hadas  y leía libros sobre eso. Mi abuelo tuvo la culpa en parte porque me enseñó unas fotografías de un francés que  supuestamente tomó fotografías de hadas.  Imagínate decirle eso a un niño que cree en las hadas. Me estaba dando pruebas y cómo no creerle a mi abuelo.  Fue un pasatiempo muy interesante  pero definitivamente no me hizo muy popular en la escuela en lo absoluto.

Tenía todo en contra. Era un niño dramático, extremadamente femenino,  imaginativo, que usaba palabras domingueras para hablar y que le gustaba la poesía. No fue una infancia fácil. Fue una infancia  con mucho bullying y violencia pero me construyó mucho carácter.  La necesidad o te construye te hace generar el deseo de hacer algo.

RG: ¿Cómo nace tu interés en la cuestión editorial?

Mr. Vato:  Todo es culpa de mi abuela. Ella fue una mujer que tuvo mucho privilegio y mucho mundo.  Para ella la sociedad era muy importante y me dio muchas reglas sociales que en su momento me parecían absurdas pero que hoy me han servido de tanto.  Me hacía leer cosas para ser cultural savvy.  Me obligaba a leer revistas como Vanidades y Selecciones. Desde entonces ya las revistas comenzaban a ser una parte importante para mí.  Me di cuenta que me gustaban los textos de tal persona o las fotografías de tal otra. Yo a los 12 años ya sabía quien era Mario Testino y me encantaban sus fotos.

Ya en mi adolescencia yo también quería escribir y quería que mis textos se leyeran así como yo leía los de otras personas.  Comencé a ir a Sanborns y agarraba las revistas, veía los créditos editoriales y anotaba los nombre y correos electrónicos de los editores y a todos les escribí pidiéndoles la oportunidad de escribir para ellos con las peores faltas de ortografía que te puedas imaginar.  Pero me gustaba que mi ingenuidad me daba iniciativa. No me daba miedo porque era muy ingenuo.  Y como nadie me respondía dije: “Si nadie me responde, entonces yo lo voy hacer”.

Empecé un blog que se llamaba Fashion Victims el cual me empezó a abrirme puertas porque sin saberlo me estaba convirtiendo en un publirrelacionista.  Estaba hablando de gente clave sin saber que eran gente clave. Estaba hablando de temas sin saber que eran tendencia.  Era muy ingenuo en ese aspecto. Se dio muy natural.

Una editora me contactó y me dijo que le gustaba mi blog y me invitó al Fashion Week México.  Yo estaba apenas empezando la universidad y  entonces voy a México, llegué a donde me dijeron vestido de lo que yo creía que era moda y me topé a una tipa a lado mío y le digo: “Oye, ¿dónde te tienes que registrar?”  Se me quedó viendo y me dice: “por ahí”. Después me di cuenta que era la editora de Vogue México y yo no sabía.  Pero esa ingenuidad me abrió muchas puertas. Ahí entendí que tenía facilidad con la gente, me hice muy consciente de eso y me empecé a abrir campo.

Luego me invitaron a convertir mi blog en una revista digital y tuve la oportunidad de entrevistar a gente como Lady Gaga, Amanda Lepore y David LaChapelle y trabajar en proyectos con gente que yo admiraba como Oscar Madrazo o Jorge Murillo, director de producción de E! Entertainment en México.  Fue un proyecto que me ayudó a crecer mucho, a cometer muchos errores y a aprender de ellos.

RG: ¿Cómo nace Vato Magazine?

Mr. Vato: Cuando me mudé a Monterrey y ya entrando a la cultura gay que hay aquí, me di cuenta de las carencias que había. De la forma tan peculiar que Monterrey es con ese tema. Sí me atrevo a decir que es un caso único en comparación a lo que he vivido en otros lugares. Hay demasiada homofobia interiorizada. No me gustó y decidí hacer algo al respecto.  Decidí hacer una revista LGBT y la especialicé en hombres homosexuales.

Ya que tenía todo concentrado, me puse a pensar en cómo la quería nombrar. Y así como la ciudad me dio el tema, le voy a dejar que me dé el nombre. Aquí dicen ‘vato’ para cualquier hombre. Es una palabra muy incluyente  porque es cualquier tipo de hombre sin importar nivel socioecomómico. Adopté la palabra ‘Vato’ para nombrar la revista y le dio toda una personalidad.

Decidí no hacerla informativa porque ya  existen muchas que lo hacen muy bien, Regiogay es un claro ejemplo de ello.  ¿Para qué treparme en un barco que ya está tan bien manejado? Pensé en mejor hacer una publicación que ayudara a motivar y celebrar o enaltecer. Que mostrara un poquito este mundo fantasioso que a veces necesitamos para inspirarnos.

 

RG: ¿Qué identifica a Vato Magazine?

Mr. Vato: Empezamos como una revista muy provocadora y caímos en el gusto y el disgusto de muchos. No busqué nunca el aplauso sino apretar botones y ha funcionado. La revista  ha tenido una progresión muy positiva porque nunca fue mi intención que la revista llegará mucha gente sino a cierta gente. Siempre he pensado en calidad sobre cantidad.

La revista tiene un sentido activista y no porque yo esté en la trinchera de tratar temas sociales sino porque es un foro de discusión abierto. Recibimos muchos correos electrónicos de gente que quiere hacer algo porque que la revista los ha inspirado y eso es muy importante. Es mi más grande satisfacción y a la vez es una gran responsabilidad.

RG: ¿Por qué la edición de Monterrey?

Mr. Vato: Ésa fue una personal vendetta por así decirlo.  De entrada tenía que darle crédito a quien crédito merece, y si no es por Monterrey  yo no hubiera creado la revista. Monterrey me dio el panorama para decir “se necesita”.  Aquí la cultura LGBT es muy peculiar.  Tal vez estoy siendo muy crítico, pero es la realidad que yo he vivido. No he visto una comunidad más machista, discriminatoria, más elitista y homofóbica que Monterrey.

Yo vengo de Tampico y es 10 veces más progresista en el tema gay que Monterrey y es una ciudad chiquita. Es casi un pueblo. Monterrey es una ciudad 20 años atrás en el tema gay. Se me hizo muy peligroso. Tengo una fuerte necesidad de cambiar eso aquí. Por eso esta edición. Para mostrar que hay gente aquí que está haciendo algo al respecto.  Para celebrar lo que  es ser gay, enaltecerlo y darle voz y voto  a los que tienen los pantalones de decir: “sí soy gay y hago esto”.  Gente que tal vez no cumple con los parámetros que en esta ciudad son venerados.

Cuando tuve la junta editorial para decidir a quien pondría en la portada, lo primero que me dijeron fue “agarra a los cinco gays más populares de Monterrey” y dije que no. Porque los cinco gays más populares son personas privilegiadas,  con una actitud masculina y no es lo que yo estoy tratando de promover. Yo estoy buscando mostrar a aquellos que no cumplen con estos parámetros y están saliendo adelante y siendo celebrados por lo que son. ¿Por qué ser masculino es una virtud? ¿Por qué el que no se te note es un privilegio? Creo que son cosas muy dañinas y equivocadas. La masculinidad y la feminidad son temas subjetivos y tenemos que aprender a ver a la gente como personas.

Fue una edición muy controversial. Hubo gente enojada por quienes salen en esa portada. “¿Por qué a esta persona que hace drag?”, “¿Por qué un gordo?” ó “¿Por qué no yo?” Siempre que alguien me reconoce, se me acerca y me da un discurso de qué estoy haciendo mal. Pero gracias a Dios tengo también el otro lado. La otra vez en un antro se me acercó un chavito, me abrazó y me dijo: “Muchas gracias porque vi tu revista y sentí que yo valía la pena”. Me dejó sin palabras. Me tuve que salir a chillar. Por este tipo de cosas es que hago lo que hago.

 

RG: ¿Qué viene para Vato Magazine en 2017?

Mr. Vato: Definitivamente siempre me estoy retando a llevar la revista un paso más allá. Es una gran labor porque en parte siempre estoy mediando con el mundo corporativo que representa a los anunciantes que siempre buscan moderar la revista un poco más y yo siempre busco empujarla un poco más.  Es un reto muy interesante llevar la revista más allá sin que las marcas sientan que estás agrediendo al producto involucrado.

También van a desencadenarse otras cosas de Vato. Ya está en proceso creativo unas pláticas llamadas Vato Power Talks  que son sesiones de diálogo. Vamos hablar de diferentes historias de las vidas de hombres homosexuales  o de gente que tiene iniciativas en esos temas. Invitaremos varias personas a que cuenten su historia y nos digan cómo lo han vivido y cómo han salido adelante.

Además en el aspecto comercial vamos a lanzar una línea de productos de cuidado de la piel. Está padre porque es la primera línea de productos pensada por una revista y pensada en el hombre homosexual y su estilo de vida. Un porcentaje de las ganancias será destinado a instituciones que ayudan a la comunidad LGBT. Es una forma de aportar y tener responsabilidad social.

 

RG: Para terminar, ¿Tienes algún mensaje para los lectores de Regiogay?

Mr. Vato: De entrada quisiera que tomen como ejemplo que ambos somos medios LGBT y se podría percibir que somos competencia pero quisiera que esto se vea aparte y que se den cuenta  que estamos apoyándonos y dándonos la mano. Me encantaría que la gente vea, por medio de esto, que estamos uniéndonos y siendo fraternales porque lo hacemos por un bien común. Respeto y admiro lo que Regiogay está haciendo. Tenemos que aceptar que si no nos unificamos, nos van a destruir. Si queremos construir nuestro propio camino, tenemos que hacerlo juntos.

 


Aquí les dejamos un video backstage de la edición de Monterrey de esta excelente revista:

Más información sobre Vato Magazine en su sitio web: www.vatomagazine.com.mx

Fotografías de Mr. Vato por David Coronado.

3 pensamientos en “El hombre detrás de ‘Vato Magazine’”

  1. Disfrute mucho de la entrevista y aprendí cosas sobre Mr. Vato que no conocía. Me uno a las filas de su lucha respecto a la comunidad LGBT pues la inspiración y la provocación son de suma importancia para nuestro diario vivir. Gracias a RegioGay por ser ejemplo de unión y apoyar a un proyecto que podría ser percibido como “competencia”, esto habla de mucho valor por parte de ustedes pero sobre todo de seguridad. Es lindo ver dos medios gays ser fraternales, sobre todo porque cada uno tiene espíritus y proyecciones distintas pero la finalidad se siente similar; procurar, informar y entretener a la comunidad gay. ¡Felicidades!

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.