¿Quién defiende al niño queer? ¡Defendamos sus derechos!

facebook fb icon PONYBOY

¿En México quién defiende al diferente? El mamarracho del primer mandatario y su gran propuesta de matrimonio (entre mujer y mujer, entre hombre y hombre, o lo que sea que esto signifique para esos infelices), se ha venido abajo, como su gobierno y sus mentiras. Lo único que permanece es esa parvada de cacatúas que llenan los templos del nacionalcatolicismo mexicano. Con olor a incienso y un rosario en la mano cualquiera, hasta el más hijo de puta, puede pasar por el más devoto.

¡No se metan con mis hijos! Gritaban un par de meses atrás. Esa bola de vivíparos, esas fábricas de incapaces paupérrimos.

Beatriz Preciado, una de las líderes más apabullantes de la escuela de pensamiento queer, hizo que volteara a ver. Que me preguntara ¿qué está pasando? ¿Cuál es el estado de los acontecimientos? ¿Hay una agenda LGBT+ en México? Estamos hasta las tetas de sus juegos. Los defensores de la infancia y de la familia, deja claro Beatriz, “invocan la figura política de un niño que construyen de antemano como heterosexual y genero-normado. Un niño al que privan de la energía de la resistencia y de la potencia de usar libre y colectivamente su cuerpo, sus órganos y sus fluidos sexuales. Esa infancia que pretenden proteger está llena de terror, de opresión y de muerte”.

Estas palabras, y las cortinas de humo de esas ratas de colas rosas y hocicos grises. ¡Esos embelecos una vez más! Y los diferentes vamos, con esa esperanza de que las cosas pueden mejorar. Y de vuelta atrás. ¿Hubo avance? ¿Cómo explicamos ese fracaso, tan mordaz, tan rotundo?

¿Quién defiende los derechos del niño diferente? Exhorta Beatriz, “Los derechos del niño al que le gusta vestirse de rosa? De la niña que sueña con casarse con su mejor amiga? ¿Los derechos del niño homosexual, del niño transexual o transgénero? ¿Quién defiende los derechos del niño a cambiar de género si así lo desea? Los derechos del niño a la libre autodeterminación de género y sexual? ¿Quién defiende los derechos del niño a crecer en un mundo sin violencia de género y sexual?”.

Beatriz Preciado, ha dicho en su preclara Carta del 2013 Lo que es preciso defender es el derecho de todo cuerpo, independientemente de su edad, de sus órganos sexuales o genitales, de sus fluidos reproductivos y sus órganos gestantes, a la autodeterminación de género y sexual. El derecho de todo cuerpo a no ser educado exclusivamente para convertirse en fuerza de trabajo o fuerza de reproducción. Es preciso defender el derecho de los niños a ser considerados como subjetividades políticas irreductibles a una identidad de género, sexual o racial”.

¡Ese pelele también se irá a la mierda con todo y sus propuestas! Se irá al hoyo. ¡La libertad no existe! ¡Construyámosla!

Ponyboy


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.