El Lado Positivo: Enfrentándome a la realidad del VIH

icon twitter PositHIVo0

Estuve llorando un buen rato más. Pensaba que ya me había quedado seco por todo lo que lloré en la tarde, pero por lo visto todavía tenía mucho más guardado. No recuerdo cuanto tiempo pasé así en mi cama, esperando que pasara algo, que alguien me dijera que era un mal chiste. Quería despertar de la pesadilla, pero por más que intentaba despertar, no pasaba nada, seguí exactamente en el mismo lugar, en el mismo momento, enfrentándome a la cruel realidad. Tenía VIH y no podía hacer nada al respecto.

No sabía qué hacer, quería hablar con alguien, pero no quería hablarle a nadie. Quería estar solo, pero me daba terror estar a solas con mis pensamientos. Después de un rato decidí agarrar mi celular y abrir Facebook. La vida seguía normal, todo mundo hacía sus cosas, planeaba que iba a hacer el fin de semana, o ya estaban en algún lugar divirtiéndose. Después de todo, era viernes, y los viernes son para disfrutar.

vih-depresion

Buscando entre la lista de mis amigos, me encontré con que Alex estaba en línea, y decidí saludarlo. Alex es uno de mis mejores amigos, pero en esos momentos no se encontraba en el país, ya que estaba de intercambio por la escuela.

Primero platicamos de tonterías. Lo usual. Agarré valor y le solté la bomba. “Tengo VIH”, le dije. Él no lo pensó dos veces y me marcó. Estuvimos platicando por varias horas. Le expliqué la situación y lloramos juntos. Sentí un fuerte abrazo, aun estando a la distancia. No sabía que decirme, y la verdad no quería que me dijera nada. No quería que nadie me dijera nada, solo quería hablarlo, quería decirlo, sentía que, si lo decía, iba a dejar de ser real, que alguien me iba a decir “ah, te la creíste”, o que me iba a despertar del sueño. Pero nada de eso pasó. Nadie me dijo nada. No me desperté de ningún sueño. Seguía teniendo VIH.

Nos despedimos por el momento, no sin antes me dijera que me quería mucho y que iba a estar siempre conmigo. Después de más de 10 años de amistad e innumerables discusiones, peleas y situaciones difíciles, eso ya me había quedado claro, pero siempre es bueno que te lo reafirmen.

Ese día ya tenía planes, había quedado de ver a otro de mis mejores amigos, Chris, íbamos a ir al cine o a cenar, la verdad no me acuerdo exactamente cuál era el plan, pero ya habíamos quedado de vernos. Después de un rato, llegó a mi casa. No tuvo que pasar mucho rato para que viera mal que estaba, después de todo, es uno de mis mejores amigos. Fuimos a mi cuarto y me acosté en mi cama, dándole la espalda. Hablé sobre la situación y le dije que tenía VIH. Le dije que había ido a hacerme la prueba y como esta había sido positiva. Seguía platicándole diferentes cosas, todo lo que me habían dicho, la información que me habían dado, cómo funciona el virus, los pasos que seguían, etc.

Al terminar, volteo y veo que se está deshaciendo en un mar de lágrimas. No me pude controlar y yo también me puse a llorar (de nuevo, no entiendo como no me deshidraté ese día), y lo abracé. Estuvimos así mucho rato. También me dijo que me quería mucho, y que no me iba a dejar, que me iba a apoyar, que siempre iba a estar conmigo.

La verdad en esos momentos agradecí mucho los comentarios de mis amigos, sin embargo, no sentía ningún tipo de mejora en mí. Me seguía sintiendo mal. Seguía viendo el bote de cloro con la idea de tomármelo completo. De nuevo, no hice nada esto.

Estuve con mi amigo en mi casa. Cenamos algo, y en la noche se quedó a dormir, por que no quería que estuviera solo. Yo intenté dormir. No lo logré con facilidad, sin embargo, el sueño terminó por ganarme, y empecé a soñar.

Tuve varios sueños. Algunos buenos, otros no tanto. En un momento me hacían una prueba confirmatoria y me decían que fue una falsa alarma. Al siguiente, mi vida era un infierno (literal). Fue una noche llena de sueños contrastantes. No descansé nada.


Si tienes dudas, comentarios, ganas de platicar, desahogarte o cualquier cosa, puedes contactarme con toda confianza por mail (posithivo0@gmail.com) o por Twitter (@positHIVo0).


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.