¿Qué es una familia y por qué es un tema sentido?

facebook fb icon PONYBOY

Para el Censo de Población y Vivienda de 2010, de las casi 26 millones de familias que había en México, alrededor del 1 por ciento estaban conformadas por parejas del mismo género. De acuerdo con cifras del INEGI, existían 229 mil 473 hogares formados por familias homoparentales, de estos, 172 mil eran de parejas homosexuales y lesbianas con hijos.

Familia

¿Qué es una familia y por qué es un tema sentido?

La palabra de uso común «familia» pasó idéntica al español de su original latino familia. Existe, según el conocido lexicógrafo español, diez acepciones para familia que describen a un grupo animal o humano.

Este grupo puede tener intereses en común, condiciones, opiniones, tendencias, lazos de sangre, de afinidad, caracteres, descendencia, características o bien representar cierta comunidad y hasta un enjambre.

¿Por qué de todas las revoluciones por las que ha pasado la humanidad (agrícola, cognitiva, científica, industrial, tecnológica, sexual, cosmológica, fractal, química) el tema de la familia y sus “valores” es un tema tan sentido?

¿Por qué imaginamos que los sistemas de creencias no pueden moverse?

¿Que no los sistemas de creencias también son un producto humano, de la sociedad, de la cultura?

La historia nos ha demostrado, no sin cierto pesar de los obtusos, que aun el estado más ideal de las cosas puede fragmentarse por la idea de un solo hombre.

Por cada generación humana hubo, hay y habrá personas valientes, rebeldes, disidentes, revolucionarios, iconoclastas, inconformes. Seres cuya existencia rompa con lo establecido. ¿Por qué así? Para eso habrá muchas respuestas.

Cada ente encuentra al cabo de algún tiempo lo que necesita, lo que le hace feliz, lo que le nutre.

¿Es su culpa no encontrarlo en la sociedad en la que ha nacido, en la que crece o en la que vive?

Nuestra condición biológica es la de los animales y por ese hecho somos parte de la familia hominidae o de los homínidos.

Ya se sabe que al animal humano le fascina ser gregario, agruparse con los otros porque en ello encuentra protección, seguridad, abrigo, apoyo, lazos que le mantienen en el transcurso de su vida.

¿Y si la familia biológica con todos sus genes compartidos y trazos de sangre heredados no nos aporta nada? ¿Y si la familia constituida a la luz de un libro, un sacramento o un misterio no nos aporta nada?

¿No existen madres más madres que algunas biológicas, no hallamos en otro hombre un padre que nunca tuvimos, y en un amigo el hermano que faltó para nosotros?

¿Entonces para qué elegir el proyecto del otro, para qué elegirle la familia al otro?

¿Para qué imponer un solo tipo de familia siendo que los animales humanos nos caracterizamos por la riqueza de nuestras diferencias?

Mujeres y hombres pertenecemos a la gran familia humana. Interrogar nuestra condición humana, es entonces interrogar primero nuestra situación en el mundo.

Cada persona pervive en una situación particular. Cada mujer y hombre lucha por un proyecto de vida único y si el tuyo es arruinarle el proyecto al otro algo estamos haciendo mal como humanidad.

Humano no soy yo, no es el otro, lo humano es aquello que habita este planeta. Pero es imposible concebir la unidad compleja de lo humano si separamos al otro del grupo.

Es imposible llegar a conocer el amor del otro si le decimos cómo vivir, a quién amar, con quién relacionarse.

El dinero, el sexo y el poder nos han encadenado y nos han llevado a crear la falsa ilusión de que el otro puede estar abajo, estar muerto o ser pisoteado.

Y siendo parte de este mundo. Cuando elijo pisotear, quitar la vida o subirme a los tronos y los altares me estoy eligiendo hundirme yo mismo.  

Familia es la que está presente. Una familia es la que vives, la que te vive. Llamamos familia a ese grupo en donde encuentras la paz y el hermoso recuerdo del calor uterino. Si vulneras la familia de los demás estás permitiendo que vulneren la tuya. Elijamos la que nos haga más libres y más felices (y a veces las circunstancias no nos dejan elegir).

Aun así. Ni magia, ni ciencia, ni religión nos impiden advertir que otros tipos de familia vulneran el stablishment. 

Vulneran nuestra zona de confort y del mundo conocido. El status quo (porque cuando nacimos la realidad ya estaba hecha, sólo la asimilamos).

A la par permite visualizar que la experiencia humana es diversa, múltiple y e infinita.

El mundo que tú conoces no es el mejor ni el único. Que cada cual viva y se exprese en el suyo.

La vida es eso que sucede mientras tú te ocupas de arruinársela a los demás.

Por un mundo donde quepan muchos mundos. Un mundo donde quepa la gran familia humana.

Ponyboy


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.