8 Signos de que eres Overthinker

icon twitter icon_instagram Rubén Silva

Ser un Overthinker no es nada fácil, solemos darle muchas vueltas a un asunto que para la mayoría de la gente podría parecer simple o pasar como algo sin importancia, pero para nosotros representa el problema más grande de nuestra existencia, aun cuando ya hayamos pasado por problemas similares.

Pensar sobremanera todas las posibilidades y escenarios que tenemos frente a cada situación que nos ocurre, puede llegar a ser desgastante y dejarnos rendidos al final del día, sin siquiera haber hecho nada.

Confused Overthinker
Ser Overthinker es una de las condiciones más desgastantes

Los “Y qué pasaría si…” se adueñan de nuestros pensamientos y cuando menos acordamos ya estamos con el agua hasta el cuello, llenos de dudas, miedos, hipótesis, escenarios conspiratorios y un sinfín de ideas irracionales en nuestra cabeza.

Lo peor de todo es cuando no sabes que lo que estás haciendo es overthinking.

Por tal motivo, te decimos 8 signos para que puedas identificar si eres un Overthinker.


1     Intentas encontrar el significado de todo.

Te devanas los sesos al tratar de descubrir el significado de cada cosa que te sucede. Si tu pareja te dice que se siente mal y prefiere quedarse en casa a descansar en lugar de salir al cine, te torturas hasta el cansancio tratando de descubrir porqué no quiso salir contigo, en lugar de aceptar simplemente que se sentía mal. Cuando eres overthinker, tendemos a querer encontrar el significado más allá de las cosas y a leer entre líneas, incluso cuando no hay más significado que lo literal.


2     Piensas más de lo que haces.

En informática existe el término Parálisis del Análisis y se refiere a que se intenta sobre analizar cada aspecto de un problema o proyecto sin llegar a ejecutar su desarrollo. Algo similar sucede cuando eres overthinker, desmenuzamos tanto un problema que al final no podemos ejecutar ningún plan de acción puesto que nos abrumamos con tantas hipótesis e ideas descabelladas que fueron saliendo en el camino, que ya no sabemos ni por dónde comenzar.


3     Encuentras difícil dejar las cosas fluir.

Debido a que te resulta muy complejo tratar de entender las cosas más simples, es difícil que dejes las cosas fluir y te dejes llevar. Es casi imposible que no tomes las cosas de manera personal y aún cuando ya no haya nada por hacer, sigues dándole vuelta al problema, pensando y torturándote en como pudiste haber actuado para haberlo hecho mejor, incluso aunque no hayas fallado.


4     Eres muy paciente.

Te tomas tu tiempo para poner los puntos sobre las íes, incluso cuando te tome más tiempo del que tenías planeado. No importa que tanto más te tome de tiempo, pero no estarás conforme ni te sentirás cómodo, con el resultado a menos que hayas limado cada detalle de tu decisión y examinado cada posibilidad que se pudiese presentar.


5     Siempre estás buscando información nueva.

Nunca estarás conforme con una sola fuente de información. En todos los aspectos, siempre buscas saber más e incluso conocer el punto de vista de distintas personas respecto al mismo tema, incluso cuando su opinión al final no la tomes en cuenta. Te obsesionas con saber la mayor cantidad de información posible para tomar la mejor decisión, pero lo único que logras es confundirte más.


6     Siempre buscas saber el “por qué” de las cosas.

Si te obsesionas con saber la mayor cantidad de información posible, lamento decirte que también te obsesionarás con los “por qué”. Un niño de 6 años comparado contigo, quizá cuestione menos las cosas que tú. De alguna manera sabes y asumes que detrás de cada acción hay un por qué y estás decidido a averiguarlo.

7     Eres un perfeccionista.

Por un lado te sientes orgulloso de ser perfeccionista y hacer todo lo posible e imposible también, para hacerlo bien. Pero cuando por algún motivo algo no sale bien, te conviertes en tu critico más cruel. Ser perfeccionista puede ser tanto una fortaleza como una debilidad.


8     Tienes un pensamiento critico.

Desarrollas una habilidad a encontrar soluciones alternas a problemas complejos. Probablemente puedes encontrar ideas que a alguien más no se le ocurrirían. Las respuestas sencillas no se hicieron para ti, por lo que tu habilidad de overthinker te llevará a encontrar respuestas originales.


Muchos de los grandes inventores, empresarios e incluso jefes de estado han sido overthinkers.

Es cierto que puede ser muy frustrante e incluso en algunas ocasiones llegar a aislarte del mundo, pero cuando logras identificar los pros de ser overthinker, puedes llevar tu condición a otro nivel y sacarle ventaja.

Lonely Overthinker
El Overthinker tiende a aislarse porque se ensimisma en sus pensamientos

No te sientas mal, habemos muchos que somos overthinkers. Es normal, sólo no lo pienses tanto.


Un pensamiento en “8 Signos de que eres Overthinker”

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.