Hoy quiero ser malo

facebook fb icon icon twitter  Mostro Vacci

Hoy es un día diferente. Normalmente me despierto con ganas de salvar al mundo. Cada vez que abro los ojos me invade una necesidad enorme de agradecer por lo que tengo y lo que he sobrevivido, me abruman las ganas de leer todos los libros que me encuentre con el afán de devorar el mayor conocimiento posible de cómo cambiar el mundo que me rodea, cómo mejorarlo y traerle un poco de la paz que siento. Quisiera poder ayudar a todas las personas a salir de ese pozo oscuro y tenebroso en el que se encuentran y ayudarlos a ser felices.  

Pero de vez en cuando, como hoy, la oscuridad que habita dentro de mí contamina el resto de mi ser y despierto con ganas de ignorar al mundo. Me levanto sin ánimos y hasta de mal humor. Cada vez que respiro me duele físicamente el pecho del gran peso que siento sobre él.

Lo único que quiero es volverme a dormir y olvidarme de todo. No es frecuente, pero es muy poderoso el impulso. Al diablo con comer, con el sexo, con el baño, con la vida en general. Todo apesta y es feo. La vida no tiene sentido. Dormir, eso es lo único que importa, dormir y olvidar.

No me molesta levantarme a las 4 am para ir a mi primer trabajo, ni la idea de salir a las 4 pm para ir al segundo trabajo hasta las 9. De hecho las pocas veces que me he quedado en mi casa me muero del aburrimiento porque no hay nada qué hacer (aunque darle una buena limpiada a mi cueva no le caería mal). malo2Pero el limitarme a mi casa cuando estoy acostumbrado a trabajar tanto de repente puede causar cierta claustrofobia. Esto sería lo que le llamo sufrir de la ironía.

Pero hoy es diferente. Hoy quiero ser destructivo. Quiero dejar de comer y sentir los dolores del hambre, disfrutando del control que tengo sobre mi cuerpo y el hecho de que puedo lastimarme de muchas formas, sólo es cuestión de ser creativo. malo1Sólo quiero estar acostado sin escuchar a los estúpidos de mis vecinos que sólo saben compartir su música a todo volumen sin importarles si nosotros queremos escucharlos. Claro, como mucha gente, creen que si les gusta a ellos, a todos nos debe gustar también, el primer paso para demostrar que eres un completo ignorante.

El internet me vale, no estoy interesado en Youtube, Netflix o Xtube. Las redes sociales menos. No tengo interés alguno en ver fotos de lo que comiste hoy en la tarde ni que estas disfrutando tu vida con tu puchungui, menos lo que hiciste en el baño (ni tamaño, ni color ni frecuencia). No quiero ver Instagram y ver tu sonrisa de asno mientras vives cada momento como si fuera el último. No me interesan las noticias, ni saber quién violó a quién ni que fulanito mató a sutanito (porque vivo en Tijuana, claro) ni que se le hinchan los pies. Sólo quiero ser sarcástico y maltratar a la gente, hacerla sentir mal por el simple hecho de que existen y perturban mi existencia.

En verdad esa canción de LeAnn Rimes lo dice bien: “quiero ser destructivo, destruir todo, vencer al diablo en su propio juego, abusarme toda la noche, quiero maldecir al mundo en un largo y doloroso grito, no quiero que nadie quiera nada de mí”.malo Cuando despierto en ese modo, así me siento. No quiero saber tu nombre, no quiero escuchar tus problemas, es más, ni siquiera quiero escuchar el sonido de mi propia voz. Ni siquiera tengo la fuerza para llorar, sólo quiero dejar de existir y perderme en el vasto y eterno espacio.

Es mi momento más tétrico. Incluso mi pareja teme cuando me pongo así porque siempre piensa que me voy a suicidar (como si les fuera a dar la satisfacción a esas estúpidas que gozarían de mi partida), malo1.jpg2se desespera principalmente porque no hay forma de sacarme de ésa modalidad de odio al mundo, al espejo y al universo por completo. Lo único que puede hacer es guardar su distancia y rogarle a los cielos que no sea absorbido por el hoyo negro que es mi existencia.

Afortunadamente siempre logro salirme de ese pozo. La única persona que tiene el control sobre ese modo de ver al mundo soy yo y siempre logro encontrar algo que vale la pena como para verme en el espejo, decirme a mí mismo que no sea mamón y reírme de mi propia estupidez y falta de visión momentánea. Después de eso todo vuelve a la normalidad.

Pero mientras, todo mi mundo se asemeja a Silent Hill después de que se activa la sirena. Todo se deshace alrededor. Sé que no soy el único que se siente de ésa forma porque platicando sobre esto con varias personas hemos coincidido. malo3Afortunadamente cada vez son menos frecuentes éstos sentimientos negativos. Cada vez es menos común que me agobie la tristeza y la desesperación, la soledad ha dejado mi vida. Me tengo a mí.

Por eso, y sólo por eso, cuando me encuentro rodeado de la sensación de soledad, desesperación y muerte, me repito lo que dice mi amiguita Sia: Ayúdame, me aferro a la vida, no quiero ver hacia abajo ni abrir mis ojos, mantén mi vaso lleno hasta el amanecer, porque sólo me agarro por hoy, sólo por hoy, solo por hoy…

¿Y ustedes qué hacen cuando se sienten así? Compartan… si se atreven.

Saludos afectuosos.

Mostro.

claricelecter@hotmail.com


2 pensamientos en “Hoy quiero ser malo”

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.