Ruptura, amor y viajes: cuando terminé con él

facebook fb icon PONYBOY

Empecé a viajar por una ruptura, por un duelo, por el amor, por el miedo, por el deseo y siempre por la figura omnipresente de un amor que no pudo ser. Renunciar a él me costaría varios viajes. Iba de sitio en sitio, las cosas y los escenarios me recordaban a todas horas su presencia. A la par cada lugar me abofeteaba la cara diciendo ¡esto es lo que hay! ¡vive! De estas memorias de viaje descubrí algo muy importante y quiero compartírtelo.


Lleva la ruptura contigo y déjala ir

Viajar puede ser una manera de sanar una ruptura pero no tiene porque significar huir del dolor. No es que yendo a otro lugar se acaben tus problemas porque ellos van en tu maleta. Claro que sí estás pasando por una separación, y sí te está doliendo. Me di cuenta que podía vivir con el dolor y al mismo tiempo disfrutar lo que se me presentaba ante mis ojos. 

Siempre hay personas maravillosas allá fuera

Viajar te permite revelar que la mente puede reducir tu campo visual. Por un lado pones en el altar a tu ex asegurando que no habrá nadie como él. Por otro, piensas que estando donde estás, donde vives y por donde te mueves encuentras las mismas personas. Pues bien, a cada paso conocí personas maravillosas en tan poco tiempo que sí bien no entablé una nueva relación afectiva, me dieron la esperanza de que hay alguien lindo para mí.

Abraza tu lado luminoso y tu lado oscuro

El mismo hombre que va de puntitas por los mármoles de la iglesia, es quien escupe en sus jardines. ¿Cómo pude decirle tales cosas a mi chico? ¿Por qué se convirtió en un completo desconocido cuando terminó conmigo? Sentirnos amenazados o lastimados no hará sino sacar a flote nuestro instinto. Seguramente si los conflictos no se sostienen y se encaran desde un inicio al final las cosas terminan mal. Así también los territorios, hay zonas seguras y confiables, otras peligrosas o con poca estética, lo que hice fue aceptar que ambas puede ser parte de una misma experiencia. No podía pedir que él fuera siempre amor y ternura a tiempo completo.

El rompimiento sólo es un tema

La planeación, pormenores, eventos fortuitos y experiencias de cada viaje me dejaron claro que no podía envenenar mi vida con el tema de mi ruptura. Los paisajes, la gastronomía, helados con nuevos sabores, gente hermosa compartiendo y compartiéndose, dolor, seres que sufrían por cosas muy fuertes. La vida tendría que ser algo mucho más allá de una separación entre dos personas. Hay muchas áreas que puedo pulir de mi persona, gracias a estas travesías pude tener la fuerza para ser la mejor versión de mí.

Aprende a renunciar

Yo creía ser nada bajo el sol y sin él, lo que pasó es que me encontré conmigo. Tomar distancia me hizo ver que todas las personas huyen o permanecen entre nosotros. Cada hombre o mujer en nuestras vidas pueden ser los más lejanos y fríos o los más amorosos según la conexión y el fuego que alimentemos en ellos y ellos en nosotros. Para poder crecer, según veo, tuve que dejar ir aquello que no podía arreglar, aquello que me hacía daño o aquello que impedía mi crecimiento. Como en mis recorridos, hay días en que tienes que dejar pasar el tren y esperar el siguiente.

Si creías que eso es bello estás equivocado

Al igual que amas los libros que te hacen llorar, las canciones que te han robado el aliento, los perfumes que te invitar al placer, o los escapes naturales que te extravían entre la mente y el espíritu, así sucede con cada mar, y te enamoras de aquellos cuyo oleaje va más bello. Cada relación va siendo bella con el paso del tiempo. Cada lugar va siendo bello hasta que pronto encuentras tus favoritos. Tu relación pudo ser maravillosa ¿y sí maravilloso no es suficiente para describir lo que vendrá? Hay mares que inducen a ahogarse en su seno y otros en los que sólo puedes mojar tus pies.

Deja que el agua corra y se alejé

¿Has sentido esa sensación de entrar al mar y después de un tiempo de estar fuera seguir sintiendo su oleaje? Así pasó con mi chico, el oleaje era el tiempo que compartimos. Es doloroso decir aquello del gran compositor, que las costumbres son más fuertes que el amor. Porque claro, la presencia de las personas dan seguridad. Y sí veo que mi abuelo seguía llamando a mi abuela aun después de muerta. Si seguía recordándolo y si seguía doliéndome era el oleaje de seguridad. Era el oleaje que cada ser humano deja en nosotros. Es cuestión de tiempo para que se extinga esa sensación hasta que nuevas aguas nos bañen.

Busca la calma

¿Podrías viajar todo el tiempo? O ¿es que llega un día en que permaneces en un mismo terreno? De igual forma, luego de mi ruptura, tuve que pasar algún tiempo a solas. Y me impuse como regla buscar a las personas cuando estaba en mi mejor momento y podía compartir mi vida y no cuando me sentía solo y quería compañía. Estar solo para poner todo en perspectiva.

Finalmente, un viaje es una esperanza, es un tiempo fuera de tu día a día. Las rupturas en cambio no son sino ensayos para pulir tu capacidad de amar y de estar listo para el amor en todas sus manifestaciones.

Con amor

Ponyboy 


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.