El Amor En Tiempos De Odio: A un mes de Orlando

                                                                                                           icon_twitter icon_instagram  Rob Tapia

Estaba en Nueva York de vacaciones cuando me desperté para escuchar las historias de horror. Las edades de los muertos. 19 años, 21 años, 29 años. Lo últimos mensajes que enviaron antes de morir. Los videos de las madres buscando a sus hijos. Desde entonces no he podido quitarme un sentimiento de inmensa tristeza, de enojo y de impotencia.

La madrugada del 12 de junio de 2016 un hombre atacó, en un acto de odio, el antro gay  Pulse en la ciudad de Orlando, Florida. La masacre dejó 49 muertos y decenas de heridos. Se considera el tiroteo más grande en la historia de los Estados Unidos.

Hoy, a un mes de este evento ¿qué ha cambiado? ¿Acaso nos hemos permitido olvidar ya esta masacre? ¿Se han permitido dejar de sentir la injusticia de la situación? ¿Se han desensibilizado al escuchar que mataron a 49 personas?

Aún me es difícil aceptar que vivimos en tiempos en los que el odio puede llevar a cometer este tipo de actos sin sentido. Porque, lo que ocurrió en Orlando no sólo no debería de ocurrir como ataque a la comunidad gay, lo que ocurrió en Orlando no debería ocurrir en ningún lado. Las personas no deberían temer porque aman a quien deciden amar. Las personas no deberían tener que ocultar quienes son. Las personas no deberían estar avergonzadas de mostrarse en su totalidad al mundo. Las personas no deberían vivir con temor de ser felices.

pulse_orlando_pride
New York , 13 de junio de 2016

Las víctimas de Orlando no fueron asesinados por un país que se ahoga en corrupción, avaricia y una interminable lucha entre carteles y por poder. Estas muertes son un claro ejemplo de lo que ocasiona el odio. Estas personas fueron asesinadas por celebrar quienes eran.

Soy una persona que disfruta de ir a los antros y no me da vergüenza admitirlo. Para muchos los antros son una oportunidad de ir a ligar. Para mí los antros siempre han simbolizado un escape en el que por -3, 4, 5- horas no hago nada más que escuchar música, bailar y divertirme con mis amigos. Siempre ha representado un lugar de libertad. Pienso en todos esos momentos que he compartido con las personas que quiero. Esas veces en las que salimos a las 5 am abrazados y cantando. Esas veces que no sabíamos si ir a desayunar chilaquiles o tacos. Esos momentos que no han representado más que gozo en mi vida. Hoy imagino que me encuentro en ese antro en Orlando con mis amigos, bailando y feliz un segundo, gritando y corriendo por mi vida el siguiente.

¿Cómo puede la felicidad de otras personas ocasionar tanto odio? Nadie debería permitir que la felicidad de otros dicte la felicidad de uno mismo. ¿Acaso pueden negar que su odio ocasiona daño? ¿Acaso son tan ciegos como para no aceptar que su odio ocasiona miles de suicidios de jóvenes que no se sienten aceptados?

pulse_orlando_pray
#LoveWins

Lo que sucedió en Orlando es una verdadera tragedia. Pero no se equivoquen, lo que ocurrió en Orlando no le ocurrió sólo a Estados Unidos. Lo que pasó en Orlando, nos pasó a todos. Esto fue un acto de violencia y odio que le pudo haber pasado a tu hermano o hermana, a tu primo o a tu prima, a tu mejor amigo o amiga. Lo que pasó en Orlando te pudo haber pasado a ti.

Agradezco haber sido lo suficientemente afortunado de estar en Nueva York durante este tiempo. Tuve la oportunidad de ver, no sólo a una comunidad unirse, sino a una ciudad entera llorar por aquellos que perdimos. Ver tanto amor y apoyo en un mismo lugar fue una experiencia que me marcó. Tuve la oportunidad de abrazar a la gente a mí alrededor mientras escuchábamos los nombres de aquellos que fueron injustamente asesinados. Pude llorar con ellos. Es increíble ver lo que se logra cuando la gente se une.

Son tiempos difíciles y los seguirán siendo. Pero hoy más que nunca hay que recordar que debemos estar orgullosos de quienes somos. Hoy más que nunca necesitamos apoyarnos unos a otros. Hoy más que nunca necesitamos alzar nuestras voces. Hoy más que nunca necesitamos brillar.

pulse_orlando_gay
Marcha en NY en honor a las víctimas de Orlando

Sé que este mensaje no cambiará nada en el mundo. Pero no podemos quedarnos callados. No podemos fingir que todo está bien. No podemos ignorar lo que sucedió en Orlando. No podemos seguir pretendiendo que el odio no daña. No podemos creer que esto es algo que no nos afecta. No podemos desensibilizarnos ante un crimen de esta naturaleza.  No podemos olvidar a aquellos cuyas vidas fueron arrebatadas durante este ataque.

No podemos permitir que sus nombres se conviertan sólo en una lista.

Hoy lloro por las vidas de los hermanos y hermanas que perdimos. Hoy lamento que en algunas partes del mundo amar a quien amas aún es un crimen. Hoy temo porque este tipo de actos haga que futuras generaciones teman mostrarse al mundo como son. Porque yo sé lo que es crecer con ese temor. Pero hoy también les aseguro que esas 49 muertes no serán en vano. Esto sólo nos unirá más como personas, esto sólo nos debe hacer más fuertes como comunidad.

Al final les puedo decir que lo único que importa es que el amor es amor en todas sus formas, y el amor siempre gana. #LoveWins


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.