#TBT El Diablo Viste a la Moda

pag_staff_tw F. Castillo

Justo cuando ella creía que la entrevista había estado muy mal y salía del edificio, Andy escucha la voz de Emily pidiéndole que regrese a la oficina, a pesar de lo mal que le había ido con Miranda, el trabajo era suyo y su vida estaba a punto de cambiar

Hace ya 10 años en el bello 2006 durante el mes de septiembre estrenaba la adaptación de la novena escrita por Lauren Weisberger, The Devil Wears Prada que narra la vida que llevó cuando fue asistente de la mismísima Anna Wintour.

Claro que es un relato de ficción sin embargo las historias acerca de la editora en jefe de Vogue la dejan ver a Anna como en un nivel más elevado que Miranda Priestly en cuanto a lo reservado y exigente en su persona.

Andrea llega a su primer día de trabajo llena de energía y ambición sin embargo la jefa ni siquiera menciona su nombre, solo escucha Emily y Emily hace la señal de que se refiere a ella y que debe presentarse rápidamente a su oficina.

Conforme la película avanza vemos que la moda queda en segundo término y los personajes principales van cambiando conforme van mostrando su verdadero ser.

dwp1

Andrea decide dejar a un lado sus principios y su opinión acerca de la moda para poder encajar lo que le deja grandes recompensas y claro realiza sacrificios que le cambian los planes por completo tanto en lo laboral como en lo personal.

Para Miranda siempre ha sido difícil demostrar su persona fuera de esa imagen de acero forrada de Chanel y Prada pero ve mucho de ella  en Andrea lo que le permite mostrar algo que no lleva etiquetas, sus emociones y sentimientos.

Podría decirse que uno de los mensajes más importantes de una comedia que podría llegar a ser predecible como El Diablo Viste a la Moda, es la actitud ante los riesgos, tomarlos y enfrentarlos como cuando Miranda se arriesgó a contratar a Andrea y cuando Andrea se arriesga a usar por primera vez unos Jimmy Choo.

Ya sabemos que cuando Miranda pide hablar con Demarchelier el teléfono está grabado como Patrick, que la bolsa y abrigo van en el guardarropa y que un gesto de la jefa puede cambiar toda una colección.

Ya en la vida real 10 años después, Lauren Weisberger tiene al menos un best seller bajo la manga y continúa con su trabajo de escritora, Merryl Streep sigue actuando como solo ella lo hace y Anne Hathaway llena sus días con su bebé y Los Miserables le dieron un Oscar. En cuanto Anna Wintour lo que me comentan es que sigue siendo Anna Wintour. That’s all.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.