Leave the Gays Alone!

facebook fb icon icon twitter Martín Sánchez

En días recientes he visto en redes sociales diferentes opiniones de personajes públicos quienes abiertamente exponen su punto de vista hacia las personas que tenemos una preferencia sexual diferente, opiniones basadas en prejuicios así como una completa ignorancia e intolerancia por quienes somos así, agárrense porque mi pecho no es bodega.

Empezaré por el papa Francisco, máximo representante de la iglesia porque de Dios dudo mucho que lo sea, este señor es la persona con el nivel de doble moral más grande que existe en el mundo, empezando porque está en desacuerdo con todo lo que tenga que ver con la comunidad gay, lo cual no estaría mal, digo, cada quién es libre de pensar lo que le de la gana de cualquier tema, persona o asunto, pero aquí el asunto es que el señor pertenece a una institución la cual cree tener la verdad absoluta sobre cómo deben ser las cosas en el mundo, peor aún se atreven a aseverar que es la voluntad de Dios, para quienes creen en un Dios, sea la religión que sea, todas concuerdan en que nos debemos amar los unos a los otros, evitar los juicios sin conocer la historia de las personas, hasta aquí todos de acuerdo ¿verdad? Bueno pues el papa en turno hace todo lo contrario, fomenta la discriminación, incentiva la ignorancia, acrecienta la aversión hacia lo que a sus ojos no es “natural” vaya que no son los designios de Dios.

En su última declaración sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, en la cual establece su tajante desaprobación ante dichas uniones, a la cual la mayoría de los aludidos y aludidas pensamos ¿A quién carajos le importa la opinión de ese señor y de si la iglesia lo aprueba o no? El detalle aquí es que todavía se da el lujo de recomendar a los gobiernos no legalizarlo, privarnos de un derecho, esa es su idea, lo cual me parece completamente innecesario y absurdo, siendo que la iglesia tiene asuntos más importantes que atender y de mayor repercusión que el impedir que dos jotitos se quieran casar, ejemplo A, la alarmante pederastia que permea notablemente la reputación de la iglesia, yo creo que Cristo se volvería a morir si viera en lo que han convertido su iglesia, en un puñado de hipócritas adinerados, les comenté que mi pecho no es bodega.

La segunda persona que se ha ganado la mención en este texto es el señor  Luis Eugenio Todd, columnista, catedrático, ex-rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, sí todo eso, lo cual no le sirve de nada porque se atreve a mencionar en su última columna en el periódico Milenio, que estamos enfermos, que las hormonas nos juegan una mala pasada, eso es tan retrógrada, mis amigos de Regiogay no tardaron en ponerlo en su lugar con una carta abierta para el ciudadano en cuestión, evidentemente todos sus logros académicos no le han servido para abrir su mente o como se puede leer en la carta, el señor ya está chocheando o será que quiere emprender alguna campaña electoral y necesita llamar la atención para que lo volteen a ver, los motivos son irrelevantes; no me cabe en mi pelirroja cabeza que existan personas con ese tipo de ideas distorsionadas de la gente gay, con eso me queda claro que ni el dinero ni los estudios son suficientes para evitar que la gente siga teniendo ese tipo de opiniones llenas de tanta ignorancia.

Al leer cosas como las antes mencionadas me queda claro que el camino es largo y que cuando pensamos que estamos avanzando ya no tanto la comunidad LGTB, sino como seres humanos, aún falta mucho por hacer y es responsabilidad de todos educarnos los unos a los otros desde la tolerancia, me queda claro que debemos empezar por aceptar nuestra propia diversidad como individuos y como comunidad para poder erradicar pensamientos de este tipo, porque hoy son los homosexuales, mañana serán las personas con habilidades diferentes, pareciera que el ser humano no entiende que la belleza de un paisaje radica en la diversidad de elementos que lo componen, les insisto en que seamos diversos y seamos felices.

 

Marcelo 😉


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.