Como Vencer el Miedo al Fracaso

Julio Escoboza icon twitter

¿Alguna vez has rechazado hacer algo solo porque no estabas seguro de los resultados que obtendrías? ¿Prefieres evitar situaciones en las que tienes que probar algo nuevo delante de la gente? ¿Has abandonado proyectos que pueden mejorar tu vida sin razón aparente? Si has respondido si a las preguntas, es probable que tengas miedo al fracaso. De hecho es normal que la mayoría tengamos este tipo de temor al enfrentarnos a cosas nuevas o cosas que están fuera de nuestra área de confort. No hay duda que el fracaso es una píldora amarga y difícil de tragar pero si lo negamos o intentamos esconderlo, no aprenderemos de la experiencia y viviremos con miedo a volver a fracasar.

Por lo tanto, nos mantendremos anclados a lo conocido, dentro de una zona de confort que nos impide enfrentar nuevos retos y crecer como persona. Aunque no podemos evitar sentir ese miedo, podemos aprender a manejarlo e impedir que nos arrebate buenas oportunidades en nuestras vidas.

A continuación algunos pasos para poder manejar y controlar nuestro miedo al fracaso:

  • Siente el miedo: La mayoría de las personas no les gusta sentir miedo y por ende suelen esconderlo o negar esta emoción. Sin embargo, reprimir el miedo no hará nada que lo haga irse, al contrario, continuará en nuestro interior. Por otro lado, cada vez que experimentes este temor puedes utilizar el mindfuness: en vez de rechazar tu miedo, céntrate en los cambios que ocurren en tu cuerpo y tu mente. Asume el miedo y poco a poco, déjalo ir. Puedes hacer ejercicio de respiración que te ayude a relajarte e imaginar, con cada expiración, que vas liberando ese temor.
  • Descubre el origen:
  • Visualiza el proceso: cuando visualizamos nuestro proceso que debemos seguir para alcanzar la meta, alcanzamos mejores resultados y nos estresamos menos en el camino. Por eso, para vencer el miedo al fracaso, es conveniente que visualices los obstáculos que se pueden presentar y te veas venciéndolos. Por más simple que suene, te dará una dosis de confianza que necesitas.
  • Reformula el fracaso: En nuestra cultura el fracaso tiene una percepción negativa, pero no tiene por qué seguir siendo así. Si comienzas a pensar en el fracaso en términos de aprendizaje, cada vez tendrás menos miedo a afrontar nuevos retos porque sabrás que, aunque te equivoques, habrás aprendido. Un excelente ejercicio consiste en bucear en el pasado: busca tus “fracasos” y míralos desde una nueva perspectiva. Pregúntate: ¿Qué aprendí? ¿Cómo crecí a raíz de esa experiencia? ¿Cuáles fueron las cosas positivas de esa situación?
  • Crea un plan B: El fracaso no te define como persona y mucho menos es permanente, siempre existe la posibilidad de volver a intentarlo o cambiar el rumbo. De hecho, tener un plan B suele ser reconfortante y nos ayuda a vencer el miedo al fracaso. Así podremos sentirnos más seguros porque sabremos exactamente qué hacer en caso de que el plan original no dé los frutos esperados.

En conclusión, recuerda que, al fin y al cabo, la vida consiste en ir tomando decisiones. En la mayoría de los casos esas decisiones no son malas ni buenas, sino que simplemente te llevan por caminos diferentes, donde te están aguardando nuevas oportunidades. Sin embargo el fracaso es tan solo un evento, no una persona.

 


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.