Serie: Entre El Cielo Y El Infierno – Capítulo 17

facebook fb icon  Geovanny Trujillo

El gran secreto está por ser revelado.

Capitulo anterior.

 Tras tomarme del brazo, ambos caímos, después se escuchó un gran grito de la mujer que estaba dentro de aquella casa. Logramos escuchar como salían aquellos hombres, entre ellos Amadeus.

<< No deberías seguir aquí. >> Me dijo Ángel mientras tomaba mi mano con fuerza.

<< No sé qué hago aquí, últimamente duermo y lo primero que pasa es que me tele transporto aquí; como si tuviera que hacer algo aquí y eso me trajera a este lugar tan raro. >>  Respondí tratando de aguantar mi llanto.

No lograba entender cómo es que pasaba, entonces desperté.

            El reloj marcaba las 04:35 a.m. y tras moverme un poco Ángel apareció a un lado de mi; en cuanto sentí su presencia me acorruque hacia él, la noche era fría, más de lo normal; besó mi mejilla y me dijo que me extrañaba y que descansara pues él se encontraría ahí, cuidándome.

A la mañana siguiente desperté entre sus brazos, el calor de ellos me habían hecho sudar pero no me molestaba el sentirme húmedo. En cuanto salió un suspiro de mi ser sus labios pronunciaron un buenos días, en ese momento mi ser se sentía tan calmado, como si un ángel guardián estuviera compartiendo la cama conmigo;  me hizo a un lado tras cargarme un poco y se puso de pie, estaba sin playera, su piel brillaba con los primeros rayos de sol que entraban por la ventana, su abdomen era completamente indestructible, todo lo contrario a mí, que con tan solo el rose de sus manos a mi piel, caía a él.

Pasó su mano por su cabeza y dijo:

<< Tengo algo que contarte. >> dijo preocupado mientras tomaba asiento a la orilla de la cama. – << Me eh desaparecido por un tiempo porque fui a buscar respuestas del porque la insistencia de Amadeus por ti, y lo que encontré no creo que te llegue a gustar, resulta que tú eres hijo de Diego Videtorres, y él tiene un cuenta pendiente con esa persona. >>

Lo interrumpí negando que esa persona fuera mi padre, pero él se puso de pie y continuó.

<< Es la misma persona, solo que su nombre terrenal era ese, el de Ricardo Torres. Tu padre no era un simple mortal, él vendió su alma a cambio de dinero para su familia, pero tras querer huir de este lugar junto con tu madre fue castigado con vivir en infierno en vez de su muerte total, pero ese trato seria a cambio de algo muy valioso. – Sus ojos me miraron fijamente y entendí lo que decía con esos ojos cristalinos. – Tú, es a ti a quien desea llevar para que por fin pueda completar sus doce almas y así obtener el máximo mandato del inframundo. >>

Mi corazón estaba helado, por mi mente rodaban muchas cosas como el hecho de que mi padre era ahora un reo de las llamas del infierno, que yo era el último eslabón de una cadena de 12 almas que debían ser recogidas por un demonio el cual hasta el día de hoy era mi novio de la escuela. Entonces reaccioné, ¿Cómo es que Ángel sabia todo eso? Entonces de manera rápida él sacó una luz radiante que hizo que me cegara por completo.

<< Sí, la respuesta es que tienes frente a ti a un demonio, pero no cualquier demonio, sino, un demonio que por azares del destino se encuentra en las penumbras de la vida, y no en la gloria como lo hacía. >>

Su piel no era roja, era bronceada y de su frente un par de cuernos brotaban, sus labios era tan deseables como todo su cuerpo; entonces tope con sus ojos, negros color noche, pero si veías bien, había algo de luz en ellos, una luz que a pesar de todo me daba la esperanza de que a su lado estaría bien.

Continuará…


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.