¿Por qué AMO la Navidad?

icon_instagram icon twitter Humberto Miranda

Bien lo dice la canción de Andy Williams:

“It’s the most wonderful time of the year
With the kids jingle belling
And everyone telling you be of good cheer
It’s the most wonderful time of the year

It’s the hap-happiest season of all
With those holiday greetings and gay happy meetings
When friends come to call
It’s the hap-happiest season of all”

Hace una hora, leyeron con Mitzi por qué ella odia la Navidades; yo, vengo a exponerles la contraparte, él porque es la mejor época del año y porque siempre, todos los Diciembres, mi alma se llena de emoción y todo me parece felicidad y amor.

Empecemos con lo más básico, desde Octubre, si mal no recuerdo, en las tiendas departamentales se empezaban a poner esos grandes árboles de 5 metros, llenos de luces, esferas, estrellas, colores y adornos, hay que aceptar que el árbol es uno de los identificadores de Navidad. Desde mi punto de vista, no hay mejor pretexto para emprender un viaje familiar para encontrar el mejor árbol que existe; también la compra de luces, esferas y adornos que decoran al pino, puede ser punto de reunión para toda la familia.

¿Me van a decir que no les encanta pasar por la calle viendo las casas decoradas con luces, diamantinas y adornos navideños?

¡Es hermoso!

Mucha gente piensa que esta época solo se basa en consumismo, aprovechamiento de las grandes marcas y un pretexto para endeudarse y estar hasta el cuello en la cuesta de Enero. No es así, no tienes por qué gastar enormes cantidades de dinero para demostrarle a tus seres queridos cuanto los amas y cuan agradecido estás con ellos.

¿Mi consejo? Vete a una mercería, ármate unas cajas preciosísimas hechas por ti mismo y regala galletas, dulces o ropa hecha por ti mismo. Sí, leyeron bien, ROPA. Hay muchísimos lugares donde dan cursos de tejido y no hay nada mejor que recibir un suéter con una manga más larga que la otra el 24 de Diciembre. Mi alma de señora siempre agradece algo tejido y adora entregar y recibir regalos hechos a mano.

Ojo, si quieres gastar también se vale, siempre y cuando regales algo que la otra persona NECESITE, es más útil siempre algo indispensable que algo que te dure 15 días.

Después viene la comida.

OMG!!! Que si el pavo, que si los romeritos, que si el lomo en salsa de chile guajillo, que si el jamón curado, que si la ensalada de manzanas con harta nuez, que si la pasta de codito con piña y jamón, que si el ponche, que si las galletas de jengibre… Y así me puedo dejar ir como gorda en tobogán, enumerando un sinfín de platillos que nos hacen engordar a lo bestia. Esta es una de las mejores partes de esta fiesta y también es un pretexto para juntarte con tu familia a preparar todo, es una experiencia que, les juro, los une muchísimo más de lo que puedan o no estar.

(Este post no fué pagado por Nestlé, pero amo esta receta)

Cuando comenzó la época navideña en Regio Gay, muchos de mis compañeros del #StaffRG decían que “la Navidad era decadencia, que flojera, no le encuentro sentido, malditos hipócritas…” esto, no sólo hirió mi alma, sino que me hizo sacar la única arma que puede derrotar todo el espítiru mal vibroso y hater hacia la Navidad… El aromatizante de manzana y canela. Porque, aceptémoslo, ¿a quién no le gusta el aroma de manzana y canela?

Otra de las cosas más bonitas no solo de la Navidad, sino del invierno en general, es el frío. Te pones dos playeras, un suéter y una chamarra, tu doble calcetín, tu gorro, tu bufanda y tus guantes y estás listo para cualquier cambio de temperatura. En Diciembre no llueve, no quema el sol si sales a la calle, muchas personas se encierran en su casa por lo mismo de frío y eso hace mucho más fluido el tránsito y en las ciudades, por lo general, se respira paz, tranquilidad y manzana y canela (¿se nota que me encanta ese olor?).

¿Se acuerdan de los peces que bebían en el río, cuando sonaban las campanas sobre campanas, porque era una feliz Navidad, prospero año y felicidad? Y cómo olvidar a esos pequeños pastores que corrían a Belén de manera presurosa, tirando de un trineo con un reno de nariz roja y con un burrito sabanero.

¿Será que el niño del tambor llega en esta noche de paz, mientras una estrella brilla y una pandereta suena?

A ver, ¿cuántos villancicos cacharon? Y no me hagan empezar con las canciones en inglés, porque este año, Miley Cyrus ya canta cositas navideñas y todo pinta para que lo ponga cada año, junto con Michael Bublé y Andy Williams.

Si son de los que llevan papas con chorizo a las posadas y se divierten como enano al cantar “dale, dale, dale, no pierdas el tino…”, felicidades, están invitados a la posada que se organiza con mis amigos este 19 de Diciembre. Eso sí, todos llevan su trago, comida para todos y regalos para todos. Y porfa, porfa, que la piñata no lleve tejocotes ni mandarinas, se aguadan y nadie se los come; pero aceptamos las colaciones, las cañas, los cacahuates, los dulces macizos, las limas y las velitas para pedir posada.

Hay muchas, muchas, muchas razones por las cuales amo la Navidad, pero sin duda la ms importante es porque es una gran época de reconciliaciones, nuevos inicios, unión y amor. Es un excelente pretexto para iniciar de nuevo, para dar a los que más necesitan, para ayudar a un amigo, para sanar heridas, para cerrar ciclos, para cortar por lo sano, para agradecer por todo lo que tuvimos a lo largo del año y para prometernos a nosotros mismos que el siguiente año será aún mejor..

Have yourself, a merry little Christmas, Regixs.
And let it snow…

Tuiteame por qué amas la Navidad usando el #TeamNaviHumberto

Los amo.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.