Los «feos» se enamoran más

icon twitterIrvingh Bolaños

Ser feo no es malo, malo es verlo como una desventaja.

Los estándares de belleza son muy amplios, sin embargo hay guapos universales (esos que nadie puede negar que son guapos), guapos dudosos (los que en sí no son muy atractivos pero tienen un sex appeal enigmático) y los «en gustos se rompen géneros» (sólo a un grupo se les hace guapo y los demás no entienden por qué), por otro lado estamos el resto de los mortales que le ponemos filtro a las fotos.

Retomando el inicio del artículo, así como existen personas cautivadoras hay gente «poco atractiva» y que no encaja en el colectivo de belleza de su comunidad, el problema no es que no se acoplen sino que eso afecte la imagen que tienen de sí mismos y por tanto perjudique en otros ámbitos de su vida como en las relaciones interpersonales.

Algunos resultados de una encuesta aplicada en México por parte de una universidad privada revelaron algunos efectos por la baja autoestima en relación a la imagen corporal, entre ellos que los denominados «feos» se enamoran más pero ¿por qué?

Si una persona es guapa para su sociedad, se lo recalcan constantemente y, sobre todo, tiene seguridad en sí misma casi en automático comprende que le va a gustar a un gran número de personas y no habría que sujetarse a una sola.

Si una persona «fea» entiende que no cumple con los estándares de belleza, se lo mencionan constantemente (hago esta mención para reafirmar el impacto que tiene lo que dicen los demás sobre nosotros mismos), se asume «feo» y lo ve como un DEFECTO irremediable (porque podemos asumirnos «feos» sin tener una mala autoestima) puede pensar que con mucha dificultad lo van a amar y el esfuerzo para conseguir una pareja es mayor y cuando la tienen lo entregan todo porque aprecian que los amen por dentro y por fuera.

Al pensarse feos sin remedio, dejan volar la imaginación y se ganchan a las personas más rápido para después flagelarse con pensamientos de no merecerse a alguien por ser feos, mientras que los «guapos» se dejan llevar pues saben que alguien más va a llegar (esto no significa que no se enamoren).

Carrie Bradshaw de la serie Sex and the city menciona durante un episodio: “Los hombres demasiado guapos nunca son demasiado buenos en la cama porque no necesitan serlo”, entonces ¿los feos tienen que dejar huella para compensar sus atributos físicos?

Así entramos a un punto en el que sí, el físico importa siempre y cuando el interior así lo proyecte. Un guapo que no se lo crea pasa desapercibido, un feo que sí se lo crea lo verá como desventaja, criticando una y otra vez a la sociedad por ser superficial que no valora a las personas por lo que son y sí por cómo se ven.

El aspecto físico se puede cambiar de distintas maneras si con eso aseguras que mejorará tu imagen propia pero si eres feo por dentro y quieres que te amen tal cual sin poner un poquito de tu parte, siempre podrás ser el que llama a los demás superficiales únicamente porque si tú eres feo mental los demás tienen que serlo más para pensarte hermoso… mentalmente hablando.


2 pensamientos en “Los «feos» se enamoran más”

  1. Entonces, tal parece que la gente vale porque cómo luce físicamente, y no por quién es.

    Entonces, como dice Mafalda:”La cosa es tomar lo artificial con naturalidad”.

    Con razón las mamás se quejan de que ya NO HAY VALORES NI ÉTICA.

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.