Heterocuriosidad

icon twitterIrvingh Bolaños

¿Qué nos hace pensar que si un hombre tiene sexo con otro hombre ya es gay?

Es más fácil aceptarse a sí mismo cuando el ambiente es similar, igual sucede con la orientación sexual, si una persona no acepta la propia va a querer que los demás sean igual a través de afirmaciones como que todos los hombres tienen una fibra gay en su interior esperando despertar. Entonces pregunto, si hay hombres a los que les da asco la vagina, ¿por qué no habrían hombres a los que les da asco ver otro pene que no sea el suyo?

El sexo no hace gay a una persona, hay niños que desde temprano descubren su orientación y no inician aún su vida sexual, ¿verdad? Ser gay va más allá de eso, implica atracción afectiva, emocional, de convivencia, trascendencia y sexual, claro, hacia personas del mismo sexo. En el caso de los bisexuales, aunque muchos no quieran admitirlo, es igual pero la afinidad es al mismo sexo o al opuesto.

Puntualizado eso, ahora, ¿qué hace heterocurioso a un heterosexual?

Primero aclararé que la “heterocuriosidad” sólo ocurre una vez cuando aparece el interés de tener relaciones con el mismo sexo (igualmente experimentar un beso, caricias, etcétera) y descubrir qué sucede, más de una ocasión ya no se podría considerar como “curioso” sino flexible (sin afán de poner nomenclaturas). Un “heteroflexible” puede tener relaciones con el mismo sexo en cualquier rol y no por ello hay vínculos emocionales con la pareja sexual, más bien es sólo eso, sexo sin otro fin que el placer.

En ninguno de los casos la persona tiene obligación por “definirse” o elegir una orientación sexual, el hecho de que sus relaciones con el mismo sexo sean muy constantes no significa que quiera taparle un ojo al macho y lo haga para ocultar su sexualidad.

Es curioso querer celebrar la diversidad sexual cuando asumimos que sólo existen parejas heterosexuales y homosexuales, dejando de lado que así como hay versátiles en el sexo, también los hay en las relaciones.


3 pensamientos en “Heterocuriosidad”

  1. No es utilizar a las personas si eres honesto y desde un principio explicas tu situacion (casado, con hijos) y la otra persona lo acepta así. Casarte de ninguna manera es por pantalla, si lo tuyo son los hombres ¿crees que sería posible vivir una vida de martirio fingiendo amar a alguien que te da repulsión? Es absurdo. El poder disfrutar plenamente con una mujer y tener algún grado de inclinación, previo (desde la infancia) o posterior (socialmente creado, por tus experiencias), hacia tu mismo sexo, no tiene por qué satanizarte.

    Por supuesto que existen los bicuriosos o flexibles, como bien dice Irving. Ya en los 50, el estudio de Kinsey sugería una “escala” de homosexualidad, que iba desde una simple atracción hasta el deseo de tener una relación comprometida sólo con tu mismo sexo.

    Es evidente que has tenido una mala experiencia con lo que llamas “homosexual espurio”, pero no todos somos así, en sexualidad no hay reglas escritas que todos debamos seguir para tener contentos, como dices, a un grupo intolerante, que aquí, ZX, el único que demuestra intolerancia eres tú. Saludos

  2. Comenzaré de abajo hacia arriba:

    1. La infidelidad es un constructo social, no sólo se puede amar a una persona (véase poliamor), además tomando en cuenta la infidelidad mental, electrónica, física o emocional, sería casi imposible no serlo (eso de que cuando amas a una persona no tienes que mirar a otros es más bien un rasgo neurótico). El psicoanálisis menciona el primer objeto de amor que siempre tendremos y que al investir otro objeto le estamos siendo infiel, por tanto la infidelidad siempre está presente.

    2. Si mencionas el psicoanálisis en tu argumento, entenderás que no es un DSM, aquí no hay criterios porque los elementos que pueden desencadenar en una estructura psíquica son la constitución psíquica misma, las relaciones infantiles y el entorno social, es decir, no podemos generalizar que todos los ‘heterocuriosos’ son así porque estamos olvidando su constitución. El hecho de que no hayan tenido una figura paterna y sus símbolos no significa que vaya a ser promiscuos. Si tu manera de ‘diagnosticar’ es en base a prejuicios, quizá debas reeplantear tu ética.

    3. Si biológicamente son hombres, se piensan hombres, se asumen hombres y siguen la petrificación del rol de género, entonces son hombres. Su vida sexual no tiene relación aquí, por el contrario, si tú crees que un hombre deja de ser hombre por no seguir una norma social, entonces ahí sí hay machismo.

    4. En el texto no se menciona que alguien utilice a otra persona o el sexo no consensuado (si es así te pido por favor me lo señales), si es un mutuo acuerdo es su elección, no nuestra. El sexo extramarital tampoco aparece en el texto, tal vez esos puntos los asumiste porque te hacen ‘ruido’ adentro y los externaste en mi publicación.

    5. Si para ti es una obligación definirse por un sexo u otro, ¿dónde queda la bisexualidad? Cito: “Es curioso querer celebrar la diversidad sexual cuando asumimos que sólo existen parejas heterosexuales y homosexuales”. La teoría queer sostiene que tanto la orientación como los roles de género tienen una base más social y normativa que emocional.

    6. ¿Defender lo indefendible? En ese caso entendería que desde tu perspectiva sólo se puede ser homosexual o heterosexual. Habiendo tantas maneras de alcanzar las necesidades que menciona Maslow en su pirámide, ahora resulta que sólo hay un medio.

    7. ¿Psicología del heterosexual? Me gustaría mucho que me pasaras el contacto de alguna facultad en el mundo donde tengan una carrera dedica al estudio de la conducta de las personas heterosexuales.

    8. Hay libertad de expresión, claro, sólo recuerda que tus derechos terminan donde comienzan los míos (esto por si quieres derecho de réplica).

    9. Si te molestas porque te quieren ver la cara de estúpido, primero: si te molestas es tu decisión. Segundo: si señalarte que un hombre no pierde su “hombría” ni cambia su orientación sexual por tener sexo con otro hombre y que pertenece a la diversidad sexual en todo su esplendor, entonces sí, te estoy viendo la ‘cara de estúpido’.

    Irvingh Bolaños

  3. ¡QUE “HETEROFLEXIBLE” NI QUE LA CHINGADA! Me molesta cuando alguien quiere vernos la cara de estúpidos.

    Antes de que se atrevan a censuar, permítanme recordarles que vivimos en México, y existe la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, y no veo la necesidad de escribir cosas para complacer a un grupito de homosexuales intolerantes, que cómo no escribo cosas que se ajusten a sus intereses o a su ideología, inmediatamente censuran o borran comentarios.

    ¡¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿PUES DE QUÉ CARAMBA SE TRATA??????!!!!!!!

    “cualquier rol y no por ello hay vínculos emocionales con la pareja sexual, más bien es sólo eso, sexo sin otro fin que el placer.”

    Eso se llama UTILIZAR a las demás personas AQUÍ Y EN CHINA, y eso es la psicología del heterosexual, que visualiza al homosexual como mero medio para satisfacer sus necesidades instintivas, y eso a la larga se traduce en MACHISMO.

    “En ninguno de los casos la persona tiene obligación por “definirse” o elegir una orientación sexual”

    ¡¡¡¡PERO POR SUPUESTO QUE SÍ ES OBLIGACIÓN!!!! Esa afirmación es un INSULTO-que digo insulto, UNA MENTADA DE MADRE- a la inteligencia de cualquiera.
    O le gustan las mujeres, o le gustan los hombres; porque las personas no somos estúpidas como para permitir que un homosexual de closet utilice a las mujeres como escudo, casándose con ellas, y fingiendo ante los ojos de la sociedad que son los “hombres de verdad”¡QUE BAJEZA! Y ustedes defiendo lo indefendible.

    “el hecho de que sus relaciones con el mismo sexo sean muy constantes no significa que quiera taparle un ojo al macho y lo haga para ocultar su sexualidad.”

    ¡¡¡POR DIOS!!! Pero claro que lo es. Es una manera vil y descarada de ocultar la verdadera sexualidad, aprovechándose de los sentimientos de los homosexuales. ¡CARAJO! los homosexuales no somos sólo unas pinches máquinas depravadas adictas al sexo, también nos enamoramos, muchos aspiramos al amor verdadero, y confiamos.
    Y eso que hacen los “heterocuriosos” u HOMOSEXUALES ESPURIOS POCOHOMBRES PORQUE ES LO QUE SON Y NO SON OTRA COSA, MÁS QUE UNOS PINCHES PUTOS COBARDES QUE LES FALTAN HUEVOS A LOS CABRONES. Porque tienen a la esposa, y de seguro como quieren “experimentar”, van y le pintan el cuerno a la mujer, cogiéndo con los “putos” como nos llaman.

    ¡¡¡BRAVO!!! Ya entendí ¡¡¡Bravísimo!!!! Basándonos en ese concepto, entonces, es válido que homosexuales closeteros utilicen a las mujeres, para hacerse pasar por heterosexuales, casándose incluso con ellas, a fin de tapar apariencias y quedar bien ante la sociedad, aunque después, estos MARICONES COBARDES las engañen acostándose con cualquier homosexuales estúpido que les cree todo lo que les dicen, y sólo los utilicen para satisfacer las necesidades instintivas de estos miserables COBARDES.

    El fenómeno de los HOMOSEXUALES ESPURIOS (elegantemente llamados “heterocuriosos”) tiene una base psicoanalítica, que voy a explicar a continuación:

    La vida infantil determina la conducta presente del individuo a partir de las relaciones entabladas con las figuras parentales, de manera que la actividad inconsciente se refleja en todo aquello que se experimentó de niño, repitiéndose de manera compulsiva a partir de lo vivido de las relaciones primarias.

    Con esto quiero decir que esta clase de “hombres”-si se les puede llamar así- tienen una historia de vida marcada por las relaciones objetales primarias, y por eso se encausan su vida sexual de este modo.

    El comportamiento de los “heterocuriosos” u homosexuales espurios no es más que el REFLEJO EN LA POBREZA DE SIGNIFICACIONES MASCULINAS POR UNA INADECUADA IDENTIFICACIÓN PATERNA, QUE SE REPITE DE MANERA COMPULSIVA EN EL INCONSCIENTE, REFLEJADA EN EL COMPORTAMIENTO SEXUAL DE TIPO HOMOERÓTICO. Uno de los motivos por el cuál, se comportan de esta manera, es por la dinámica familiar que vivieron de niños.

    El PADRE:
    -Figura físicamente presente pero emocionalmente ausente.
    -Sólo se asumía como provedor económico
    -No desempeñó la función de figura de identificación porque no sabía, no podía o quería; por lo que negó y rechazó cualquier identificación femenina en su hijo, expresándola en misoginia.
    -Fue persona abandonada y por consiguiente abandonador.
    -Se vincula con la familia por el sentimiento de culpa.
    -Infiel y promiscuo
    -Estableció poco o nulo contacto emocional con la familia.
    -Fungió sólo como “principio de autoridad” sobre la familia, ejerciendo violencia simbólica, física y verbal sobre ella.

    La MADRE:
    -Mujer sumisa, abnegada, pasiva, y subordinada.
    -Figura anhelada y objeto de agresión
    -Dedicada al cuidado del hogar y a satisfacer las necesidades instintivas del esposo.
    -Desarrolló un sentido de pertenencia hacia el hijo varón quien la compensa imaginariamente de la ausencia del varón. ¿Cómo? Desarrollando una maternidad intensificada con el hijo ante la incapacidad de realizarse como esposa. Resultado: Madre castrante y sobreprotectora.
    -Como mujer, fue devaluada y “rajada”: complejo de inferioridad.

    Heterocuriosos:
    -Al tener poco contacto con el padre, presenta un problema de identificación masculina, y al ser privado de dicho atributo, ocultan esta inseguridad en actitudes machistas y homófobas.
    -Idealizó lo que no tiene que es al padre, ya que experimentó una ambivalencia afectiva: lo odia y lo admira; lo rechaza pero anhela ser como él.
    -Estableció mucha cercanía con la madre, desarrollando una adolescencia tardía y un infantilismo emocional.
    -Se rebela contra su status social: desea salir de pobre, sin importar si pasa por encima de los demás o comete daños a terceras personas, o se aprovecha de las necesidades sociales, sexuales y afectivas de la comunidad homosexual.
    -Internaliza la idea de la superioridad masculina sobre lo femenino. -Ante la ausencia de significaciones masculinas, lo traduce en machismo y homofobia como expresión de la inseguridad masculina. -Equipara y visualiza al homosexual igual que las mujeres, ya que si a éstas las devalua, las violenta y las visualiza como “débiles” y “al servico del varón”, lo mismo exige de los homosexuales: los “chinga” para demostrar su superioridad sobre ellos al fornicarlos, porque los considera “inferiores” y “como mujeres”, y con eso mostrar su heterosexualidad aparentemente suprema.
    -Reprime sus sentimientos.
    -Reafirma, estimula y exige la subordinación de sus objetos secundarios, exaltando su masculinidad menguada al rehusarse a cualquier tipo de identificación femenina y por ende homosexual.

    – Mecanismos de defensa que utilizan NEGACIÓN, INTELECTUALIZACIÓN Y RACIONALIZACIÓN.

    REFERENCIAS:
    RAMIREZ, Santiago. El mexicano: psicología de sus motivaciones. Editorial Grijalvo.

    POSDATA:
    “también los hay en las relaciones.” ¡¡¡NO SEÑOR!!! ¡¡¡DE NINGUNA MANERA!!!! ESO SE LLAMA INFIDELIDAD AQUÍ Y EN CHINA Y ESO QUE HACEN ES DEFENDER LO INDEFENDIBLE.

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.