El costo de idealizar a tu pareja

Uno debe ser el principal fan de su pareja, pero demasiado de algo siempre es demasiado, y en cuestión de expectativas, muchas veces ponemos a la pareja en un pedestal de “perfección”: eso tiene un costo para la relación.

Esperar cosas y admirar cualidades de una pareja es normal, pero cuando esas expectativas son fantasiosas o cuando se sobre idealiza a una pareja, pueden surgir problemas.

¿Hasta dónde es normal cierto grado de idealización en una relación?

Un artículo publicado el 2013 por la Dra. Jennifer M. Tomlinson y Cols, en el Journal of Social and Personal Relationships y que se titula “El costo de que te pongan en un pedestal” nos habla justamente de los efectos de la sobre idealización hacia una pareja.

Se realizan tres estudios distintos:

Estudio 1: 99 parejas que están empezando una relación.
Estudio 2: 89 parejas casadas.
Estudio 3: 156 parejas que están en una relación.

¿Qué tan importante es la admiración de nuestra pareja?

  • Un estudio realizado en el 2001 por Kenny & Acitelli dice que la percepción de cómo se siente cada uno con relación al otro es más importante que la percepción que uno tiene de sí mismo.

¿Qué buscan los investigadores con estos estudios?

Básicamente se centraron en descubrir:

  • Qué pasa cuando las expectativas que tu pareja tiene de ti son muy altas.
    • Qué efectos tiene cuando la evaluación positiva que tu pareja hace de ti es mayor a la que tú haces de ti mismo/a.
    • Cuál es la cantidad óptima de idealización hacia una pareja.
    • Qué cantidad de admiración es necesaria para que una relación funcione.

¿Qué se descubre?

  • En el estudio 1, se les pidió a las parejas llenar una lista. A uno se le pidió “Por favor enumera todas las cualidades de tu pareja que te resulten extremadamente admirables y positivas para ti y sólo anota las que te vengan fácilmente a la mente”. Al otro se le pidió hacer una lista mínimo de 30 objetos que hubiera en su recámara o en su casa, pero se les hizo pensar a los primeros que su pareja estaba llenando la lista de cualidades.

Resultado: Cuando una pareja pensó que el otro estaba llenando una larga lista de cualidades de él (cuando en realidad hacia una lista de objetos), se distanció físicamente de su pareja después del experimento.
¿Por qué pasó esto?: Porque al sentirse uno de ellos sobre idealizado sobre el otro, eso se convirtió en un peso hacia él y entonces se hizo necesario tomar distancia de la pareja.

  • En el estudio 2, con personas casadas, se les dio a ambos un mismo cuestionario para evaluar el impacto de la idealización y sobre idealización en la relación:

Resultado: Las parejas casadas no tienen tanto problema con ser sobre idealizadas por su pareja como aquellas que están empezando una relación.

  • Pero si la idealización es muy alta, la pareja casada tiende a tener comportamientos no muy buenos dentro de la relación, pues se confía.

¿Por qué pasó esto?

Parece que las parejas casadas no se ven tan afectadas por decepcionar o no cumplir con las expectativas de su pareja, quizá porque no sienten que eso les represente un costo muy alto.

  • Incluso llegan a volverse egoístas, pensando que no hay que esforzarse mucho para mantener una buena relación.
    • En el tercer estudio se les aplicó un cuestionario a los participantes para medir su satisfacción dentro de la relación y su percepción como personas.

Resultados: confirma que un poco de idealización es buena para la relación, pero que si esta rebasa con mucho lo que la pareja piensa de sí misma es contraproducente.

¿Por qué pasó esto?: se crea un fenómeno de amenaza a la identidad y falta de autonomía por la presión implícita para guardar las apariencias esperadas.

¿Entonces cómo actuar?

No hay fórmula perfecta, en general, diversos estudios demuestran que las personas nos sentimos más cómodas con la auto verificación; es decir, que preferimos estar con personas que confirman la percepción que tenemos de nosotros.

Aunque en esto hay un riesgo si la persona es narcisista o con muy baja autoestima.

En etapas iniciales o de noviazgo

La atracción es esencial y sentirnos admirados por la pareja se vuelve una señal de éxito en ser atractivos y valiosos, lo que augura compromiso por parte del otro. Al inicio, las relaciones se benefician y fortalecen de un poco de idealización mutua. Pero si se exageran las expectativas o los halagos hacia el otro, lo más probable es que se le provoque ansiedad por el riesgo de defraudar.

En etapas más avanzadas o de matrimonio

Es mejor la objetividad, pues en una relación de largo plazo se agradece y prefiere más una visión realista de cada uno. Pero cuidado: el que no se recomiende aquí la idealización, no implica que no sean bienvenidos comentarios, cumplidos y halagos realistas que reconocen las cualidades objetivas de nuestra pareja.

En resumen:

Expresar demasiada admiración y el que una persona perciba que su pareja tiene expectativas muy altas hacia él, se traduce en la percepción de una falta de conciencia o aceptación de nuestros defectos y debilidades.

Queremos que las personas nos amen por quienes somos, tal como somos y que la búsqueda de lo mejor y crecimiento venga por automotivación y no por cumplir expectativas.

Si empiezas una relación, tu preocupación principal será por decepcionar a tu pareja cuando se dé cuenta que no estás a la altura de su admiración por ti.

La sobre idealización nos hace sentir débiles y vulnerables porque sabemos que no somos tan guapos, inteligentes y poderosos como nuestra pareja nos hace ver.

Cuando le des a tu pareja comentarios positivos o de admiración, hazlo sobre cualidades o acciones concretas y específicas que él o ella mismo puedan apreciar para evitar causar un efecto negativo.

Un pedestal es un lugar muy estrecho para vivir

 

Vía: MarthaDebayle.com


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.