Bug chasers: el VIH como práctica sexual

icon twitterIrvingh Bolaños

El sexo sin protección ha dejado de ser una situación ocasional, por omisión o descuido, en algunos casos se ha vuelto algo usual, incluso con intención que ha generado una práctica específica la de aquellas personas que tienen sexo sin condón también conocida como barebacking (sexo a pelo).

Así como hay quienes disfrutan hacerlo de esta manera y eligen a las parejas con las cuales involucrarse procurando no transmitir alguna ETS, existe otro grupo llamado bug chasers (cazadores de infecciones):

Los bug chasers son personas que mantienen relaciones sexuales sin protección con seropositivos por la adrenalina que les provoca poder contraer el VIH. Los gift givers son la contraparte es decir, los seropositivos que se prestan a donar su virus a quien desee recibirlo. Algunos bug chasers argumentan que su intención no es la transmisión, sino sólo la situación de riesgo lo que los lleva a este comportamiento.

Dentro de esta práctica se realizan reuniones llamadas bug parties o conversion parties, encuentros donde los gift givers y bug chasers se dan cita para tener relaciones sexuales y conseguir la transmisión completa, así también hay estilo ruleta rusa donde los practicantes saben que uno está infectado pero no saben quién.

Existen motivos aparentes para querer realizar estas actividades, algunos practicantes refieren que el VIH ya no es una sentencia a muerte y para limpiar el terror que lo cubrió en un primer momento es considerado un fetiche, incluso hay quienes mencionan que el bareback en su momento deje de ser erótico, como un intento

Por otro lado se encuentran las conductas autodestructivas: se condena el bareback pero se celebra el uso de estimulantes (ejemplo: los poppers), el alcohol, el tabaco y hasta la obesidad con la mentalidad “de algo me voy a morir” o “pues así lo he hecho y no me ha pasado algo”. Cuando se realiza alguno de estos actos se piensa en la satisfacción del presente, el aquí donde disfruto el hecho y no se planifica el mañana, ¿y si sí?

¿Qué es lo que sigue? ¿cómo lo enfrento? ¿cómo puedo asumir el rumbo de mi vida ahora?

Cuídate, cuídame, cuídanos.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.