Las maravillas de tener una pareja inútil

     facebook fb icon icon twitter Mostro Vacci

Tener novio es una experiencia única, definitivamente con altas y bajas. Dejas de sentirte solo y frustrado para sentirte enamorado y frustrado. Maravilloso, ¿no creen? Es cambiar un juego de complicaciones por otro. Requiere paciencia, sacrificio, tolerancia, honestidad y sobre todo el querer formar parte de algo y estar consciente de que las decisiones afectan a dos personas, no solamente a una, es dar cuentas de dónde andas y con quién, avisar cuando llegas para que sepan que estés bien, presentarle a todos tus amigos para ver cómo se llevan y rogando internamente que se quieran todos.

Lo más frustrante es ver que tú y aquella persona especial simplemente no van caminando hacia el mismo destino. Es triste ver que tus metas y las suyas no son las mismas y no hay nada más difícil que admitirte a ti mismo que es muy posible que no hay futuro en la aventura que estás viviendo porque quiere decir que tienes una pareja inútil.

Si pudiera escribir un libro con todas las puntadas de una pareja así estaría más o menos acomodado de la siguiente manera:

Capítulo 1. ¿Has visto mi…? Una persona que no te ayuda en absolutamente nada en tu casa no tiene ni la menor idea de cómo está acomodada, por lo tanto, necesita constantemente que le busques las cosas porque no sabe ni por dónde empezar. Entonces cada vez que ocupa algo, hay que dárselo en la mano.

Capítulo 2. ¡Ay, qué flojera! Cuando tienes una persona de esas que parece que se va a morir si toca una escoba, es muy probable que tengas una piedra muy bonita acostada en tu cama, sobre todo si disfruta verte mientras cocinas y limpias tú. Eso sí, si le dices algo, es pelea segura porque siempre andas de malas. No hay nada peor que llegar a tu casa después de 15 horas de jornada laboral y escuchar que tu chico se queje de que está súper cansado y en vez de pasar un rato contigo sólo se dé la vuelta y lo escuches roncar.

Capítulo 3. El reclamo constante de la falta de sexo. Cuando una persona trabaja tantas horas, su cuerpo lo resiente aunque uno no sea tan consciente. El deseo sexual existe, pero a veces no se tiene la energía para empezar el jugueteo. Cuando tu pareja no piensa en otra cosa, e incluso empieza el jugueteo cuando estas quedándote dormido, eso demuestra que en realidad no le interesa si tienes ganas o no de tener sexo, como él lo quiere, es hora y punto. Al momento de rechazar el avance o de decirle que te tienes que levantar temprano al siguiente día se ofende y te reclama.

Capítulo 4. ¡Nunca quieres venir por mí! Cuando tu pareja quiere que seas su taxi personal, vayas a su casa por él, lo lleves después de verse y estés dispuesto a llevarlo a donde necesite, sin preguntarse si tienes tiempo, gasolina y energía, es una clara muestra de que sus intereses son más importante que los tuyos. Cuando le dice a las personas que ya no quieres ir por él a su casa como vil chofer y se rehúsa a agarrar un transporte público para ir a verte, es el momento de preguntarte qué fregados haces con ésta persona.

Capítulo 5. Págalo tú. El dinero es un factor central cuando se trata de dos personas. Claro que se deben ajustar a sus posibilidades económicas, pero el exigir que una persona pague absolutamente todo es un claro abuso. Una cosa es que te inviten a comer, porque uno paga con gusto, pero a la hora de ser recíproco, el que no te compren algo de 50 pesos porque es mucho gasto cuando esa persona usa tu dinero como su cajero personal y hasta los churritos que se botanea los carga a tu cuenta es el colmo.

Capítulo 6. Te prometo… No hay cosa más triste que una promesa rota en una pareja. Mejor es no prometer y aceptar las consecuencias que decir que algo se va a hacer y resulta que cambiaron las opiniones y simplemente no se hizo. Pueden ser desde las más sencillas como un regalo o una cena prometida o hasta la fidelidad ¡Si prometes que no vas a tomar en una fiesta no agarres la maldita cerveza y te embriagues diciéndole a tu pareja que ni modo! Mejor dile que vas a tomar y la otra persona decidirá si quiere ir contigo a la fiesta. Si le prometes llevarlo a comer en su cumpleaños, llévalo, no le digas que luego porque no tienes dinero y dejas que pasen dos meses mientras sales con tus amigos a emborracharte dos semanas seguidas porque al parecer para eso siempre hay presupuesto.

Capítulo 7. No quiero que conozcas a mis amigos. El secretearte con tu pareja no es sano. Si dicen sus amigos que actúa de una manera diferente cuando estás es una señal de que no es honesto contigo. Tiene tantas ramificaciones ésta situación que hasta da miedo imaginarlas. Lo que sí puedo decir en concreto es que es muy posible que cuando no estás se siente más cómodo de actuar libremente, lo que indica que eres un obstáculo para su diversión, ¿así o más claro? Y eso de no querer que conozcas a sus amigos, especialmente con los que sale a emborracharse es un foco rojo. Una cosa es que no coincidan y otra que los esconda.

Si estos capítulos te suenan conocidos, cuidado, es muy posible que salgas lastimado. Quiere decir que tienes una pareja que no está preparada para ti. Estas con una persona que piensa en sí mismo únicamente y no está emocionalmente listo para llevar una relación seria. No quiere una pareja, quiere ser novios para siempre. Puede ser divertido, pero después de cierto punto madura la relación o te buscas una que crezca contigo y te haga feliz.

Como mencioné en “Las expectativas que tenemos de las personas”: no te cases con una hoja porque cuando la temporada cambie, se va a secar y va a volar en la misma dirección que el viento.

Así que mucho cuidado con sus corazones, hermanos y hermanas, no se los vayan a romper.

 

“Lloraré arruinando mi maquillaje,Las maravillas de tener una pareja inútil

Lavaré todo lo que te has llevado,

No me importa si no me veo lindo,

Los chicos lloran cuando su corazón se rompe…”

Sia.

 

Saludos afectuosos.

Mostro.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.