De historias reales a novelas de terror

icon_instagram facebook fb icon Fer B.

Siempre he amado el cine de terror, sin embargo, en cuanto a literatura, no conozco mucho del género. He leído un poco de H. P. Lovecraft y de Stephen King, pero últimamente decidí probar con novelas basadas en hechos reales. Creo que cuando vemos que una película o un libro están basados en una historia real, incrementa un poco nuestro interés y morbo, pues nos hace pensar que nosotros también podríamos estar en una situación similar.

Entre las novelas que he leído recientemente, se encuentran las tan famosas Horror en Amityville y El exorcista, dos clásicos del género basados en historias reales… o al menos eso dicen sus autores.

Ambas historias son un poco parecidas, pues hay posesiones, seres malignos, religiosos que intentan brindar ayuda; y, sin embargo, una me ha gustado bastante y la otra me ha decepcionado, a continuación, les dejo mi experiencia con cada libro.

 Horror en Amityville
Autor: Jay Anson
Publicado en 1977, 300 páginas.

La novela nos cuenta la experiencia de la familia Lutz tras mudarse al 112 de Ocean Avenue en Amityville. Sorprendentemente a los Lutz no les importó que un año antes de que ellos se mudaran, había ocurrido un brutal asesinato en dicha casa, en el cual un miembro de la familia que anteriormente vivía allí, disparó a los demás miembros de la familia mientras dormían.

Los Lutz duraron veintiocho días en la casa, en los cuales sufrieron una gran cantidad de sucesos extraños como frío intenso, viscosidades en las paredes, ventanas arrancadas, puertas que se abrían y se cerraban, presencias extrañas, cambios de humor e incluso levitaciones.

El libro es básicamente entretenido, podríamos agradecer que no haya exageraciones en los sucesos ocurridos, o demasiada extravagancia en ellos, esto le da un pequeño toque de credibilidad, sin embargo, a mí personalmente, me aburrió. Es verdad que en cada capítulo suceden cosas, siempre está pasando algo, pero por lo general son circunstancias que difícilmente al ser leídas, puedan causar algo de miedo.

Además, esperaba algo más de información sobre la casa, como una posible explicación de los sucesos, o un poco de investigación sobre los orígenes de la casa; lo único que se menciona es que en ese lugar se dejaba morir a los enfermos y moribundos, posteriormente cuando se construyó la casa vivió cierto hombre expulsado de Salem por ser acusado de brujería, y supuestamente no abandonó sus actos, continuando con rituales y sacrificios en su nueva casa.

No es un mal libro, es entretenido, sobre todo si lo lees en la noche, sin embargo, esperaba más de él, no me produjo miedo, al contrario, en algunas partes llegó a aburrirme un poco.

El exorcista
Autor: William Peter Blatty 
Publicado en 1971, 385 páginas.

«(…) La primera, la infección, consiste en un avance por el ambiente de la víctima: ruidos, olores, objetos cambiados de lugar; la segunda, la obsesión, que es un ataque personal sobre el sujeto, tramado para inspirar terror por medio del tipo de ultraje que un hombre puede infringirle con golpes y patadas».

Regan es una niña de once años que vive con su madre. Con el tiempo la niña sufre una inquietante transformación que deja desconcertados a los médicos y a su madre.

Cuando los médicos deciden que posiblemente la niña se haya sugestionado al grado de inventarse inconscientemente una posesión demoniaca, sugieren que en algunos casos un exorcismo podría funcionar como una especie de medicina placebo, por lo cual la madre decide contactar a la iglesia y así poder realizar el exorcismo.

A lo largo de la historia podemos ver que hay un gran conflicto entre el considerar la situación de Regan como un hecho paranormal o como una situación psicológica, pues el primer religioso al que acude la madre de Regan es también un psiquiatra, precisamente esto es lo que me parece más interesante de la historia, suceden incontables situaciones extrañas y que pudiesen parecer increíbles, pero siempre se pretende explicar de una manera lógica, dejando al lector decidir entre creer o no creer en la posesión de la niña.

La historia es bastante entretenida y he de confesar que en algunos momentos me llegó a dar un poco de escalofríos. En este caso, a diferencia del libro anterior, hay un contacto mucho más directo con el “ser maligno”, pues hay conversaciones con éste, que son peculiarmente inquietantes y que te dejan lleno de dudas.

Pues he aquí dos novelas basadas en hechos reales; muy personalmente creo que son formas opuestas de llevar una novela de este tipo, habiendo una muy bien lograda y otra no tanto; tal vez estamos acostumbrados a situaciones exageradas que despierten nuestras emociones, sin embargo, también debemos pensar que a veces la realidad no es tan extravagante y aún así, puede ser mucho más terrorífica.

Si son amantes del género, sin duda son dos imprescindibles, y pues nada mejor que leerlos de noche y solitos, ¡Corran a leerlos!


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.