¿En tu casa saben?

icon twitter Irvingh Bolaños

Al parecer una pregunta obligada cuando conoces a alguien, o simplemente al abrirte para hablar de tu vida privada.

«¿En tu casa saben qué onda?, ¿cómo lo tomaron?»

Es muy común escucharla y la mayoría de las respuestas es: «Al inicio no muy bien, ya después se fueron acostumbrando/aceptando».

La cuestión aquí es cuál es el problema que en tu casa sepan sobre tu sexualidad o no. Como tenemos aún el estigma de que ser gay es malo, que tu familia lo descubra es un reto que a veces muchas personas no están dispuestas a asumir.

«En mi casa no saben porque no sé cómo vayan a reaccionar».

La razón principal para ocultar tu vida sentimental y sexual es el rechazo por parte de la familia. Si existe una buena relación familiar sin problemas acudes a ellos para que conozcan sobre tu orientación sexual, en el resto de los casos sabes que habrá rechazo, “decepción”, crítica y te harán pensar peor en lugar hacerte de sentir protegido, por lo que estás en todo tu derecho de tener el mismo pensamiento de desprecio hacia ellos.

¿En qué momento la familia se volvió selectiva?, ¿te amo pero no seas gay?, tal vez debamos aplicarla hacia ellos: «Te amo pero no seas homofóbico». Imagínate cómo sería si como hijos tuviéramos las mismas reacciones que tienen algunos papás:

«No creí que mi propio padre fuera a ser un p!%(#3 homofóbico», «¡Vete de la casa, no quiero gente que discrimina viviendo conmigo!», «Me decepcionas, yo siempre pensé lo mejor de ti, te demostré todo y cómo me pagas… humillándote así».

Por cierto, ¿de qué tiempo en adelante a la familia le importa lo que te gusta en el sexo? Porque lo primero que pasa por su cabeza no es la idea de que quieras formar una vida con una persona de tu mismo sexo, sino lo que van a hacer en la cama.

¿Cuál es la necesidad de contarle a tu familia sobre tu sexualidad? No encuentro un beneficio de ir y decir «Mamá, papá, soy gay», simplemente llega y presenta a tu pareja. El “trago amargo” lo van a tener sea cual sea la manera en que se los hagas saber.

La orientación sexual no es algo que llegas y presentas como tu apellido: «Hola, mi nombre es Irvingh Bolaños y soy gay», porque no tiene algún beneficio, tampoco es algo que deba hacerte sentir orgulloso, simplemente es un aspecto que forma parte de ti para siempre, que si no aceptas en su totalidad va a estar fregando y cuando descubres y admites que es un elemento de tu persona hasta vives más a gusto.

Nos vemos la próxima sesión.


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.