Ser pasivo sí duele: El placer de quejarse por todo

icon_instagram icon twitter Humberto Miranda

¿Se acuerdan del artículo que les publique hace unas semanas? Ese que hablaba de un estudio donde afirmaban que ser pasivo no duele.

Bueno, pues sin intenciones de contradecirme y espero que algunos estén de acuerdo, hablemos un poco de lo que conlleva ser el “muerde almohadas”.

Para empezar, ¿Cuál es la mejor cualidad que puede tener un pasivo? Su trasero. Calculen la cantidad de ejercicio que se tiene que hacer para lograr un perfecto bubble butt, no basta con hacer 100 sentadillas diarias, expertos afirman que hacer desplantes, sentadillas con peso, levantamiento de pelvis con peso, entre otros ejercicios, hacen que tu trasero se vea en la forma redondita y esponjosa, como debe de ser; y esto no se logra de un día para otro, hacer ejercicios para reafirmar las piernas y el trasero son unos de los más tardados y más dolorosos, después de los ejercicios abdominales.

Entonces de entrada tienes que chingarle al ejercicio para que te nalgueen como Dios manda.

Después viene el factor poop, a nadie le gusta entrar en una cavidad anal y salir con una bella sorpresa café o verde o color sui generis, es tanto incómodo para el pasivo como para el activo. ¿Cómo se resuelve esto? No puedes dejar de comer, o bueno, si puedes, pero que flojera dejar de comerte una hamburguesa nada más para no embarrar al fulano. La alimentación es un factor muy importante para evitar estos problemas, si se ingieren alimentos de alto contenido irritante o graso, las heces (hablando en escala de Bristol) se vuelven menos firmes, por lo cual se aconseja comer de manera saludable, ingiriendo mucha fibra y tratando de no consumir ningún alimento por lo menos 3 horas antes de la penetración, esto, dependiendo de la rapidez de digestión de cada persona.

Pero ya saben que comer muchas manzanas y tunas, no es suficiente. Se debe de llevar a cabo una ducha anal, puedes comprar en cualquier farmacia un kit para enemas, una perilla o algún instrumento que creas conveniente no va a lastimarte y puede limpiarte de buena forma. Recuerda, usar agua tibia y jabón neutro es necesario para que:

1) No te huela mal el asunto, y

2) No se te afloje el asunto.

Por ahí he escuchado que si te haces muchos enemas por semana, la cavidad anal va dando de si, no sé si sea un rumor o sea algo cierto, pero esto nos manda a nuestro siguiente (y tal vez más temible) punto.

De acuerdo a un estudio realizado con personas que mantenían sexo anal con su pareja (independientemente si eran hombres o mujeres), se descubrió que a la larga, una de cada diez personas que gozan de esta práctica sexual, presentaron en su vida adulta INCONTINENCIA ANAL.

Whuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuut!!!!!!

Sí, como lo leen regixs, tienen que empezar a preocuparse; les tengo una noticia, es como que la “única” forma en que los gay podemos copulars… Copular, no cuenta el sexo oral. Entonces, por la fricción que causa el pene al entrar y salir de forma repetida por el ano (ya no digamos aquellos que no hacen el amor, cogen, muy duro) después de algunos años, pueden tener gases involuntarios o no pueden retenerlos de la misma manera, igualmente con el excremento. Magínense que van por la calle, caminando felices de la vida y de repente *prrrtttt*, ¡¡¡¡se les sale un pedito o una bolita de popo!!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡Que terror!!!!!!!!

Ya para cerrar el tema, a nadie le gusta hacerlo con un muerto; un buen pasivo tiene que saber moverse, no solamente es darse sentones a lo pendejo, existen ejercicios donde, ahora sí que tienes que apretar y soltar el ano, esto refuerza los músculos del mismo (ayuda en la parte de incontinencia) y genera placer cuando el pene se encuentra dentro. Si no me creen, inténtenlo.

Como conclusión, ser pasivo es una friega de las buenas; conlleva mucha disciplina, mucho trabajo físico, el temor de la incontinencia y el apretar para que no sientas que entras en una fosa sin fondo. Hago una invitación abierta a todos los activos para que aprecien a sus bebés pasivos, cuídenlos porque un buen pasivo es muy difícil de encontrar. Yo sé que no hay nada como un orgasmo anal o el poder venirte sin manos, también invito a esos activos que son reacios a que les metan un dedito o siquiera les toques las nalgas, ¡por algo también tienen!

Claro que no estoy diciendo que ser activo sea mucho más fácil, pero la verdad, el trabajo pesado lo tienen que hacer los bottoms.

Y pensándolo bien, ¿es más difícil ser inter, no?

¿Quieres quejarte conmigo?

Usa el #nosoporto y comparte conmigo tus traumas en Twitter: @h__mc15

 

 


7 pensamientos en “Ser pasivo sí duele: El placer de quejarse por todo”

  1. La verdad que tenemos sufrir todo eso, pero
    Debemos admitir que todo eso vale la pena cuando vemos a nuestro activo disfrutar al máximo, amo esa parte. Me encanto el texto.

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.