La doble vida

  facebook fb icon  icon twitter Mostro Vacci

El título es sugestivo, ¿no creen? Tiende a recordarme a las personas en una relación teniendo un amorío. Sugiere deshonestidad y secretos. Las mismas palabras indican la separación de una vida en dos áreas diferentes que no deben encontrarse en ningún momento. En efecto éste artículo de eso se trata no de la infidelidad, sino de la necesidad de separar la vida en dos secciones diferentes.

Soy gay. No es la revelación más grande, lo sé, pero hay gente que aún no logra comprender lo que esas palabras significan. Incluso alguien muy “cercana” a mí me ha comentado que posiblemente sea una etapa y que aún espera verme casado y con una familia. Cada vez que recuerdo sus palabras no puedo evitar sonreír ante semejante ingenuidad. Por más que le he dicho que no voy a cambiar, una porque no puedo y dos porque no quiero, se niega a aceptarlo.

Mi orientación sexual no me causa conflictos, años de terapia me han ayudado a aceptarme y amarme como soy. Tengo pareja estable desde hace varios años y me considero feliz con lo que tengo y lo que soy. No vivo dentro del clóset y me tiene sin cuidado lo que la gente piense o hable de mí.  Y a pesar de todo esto, me veo obligado a tener una doble vida.

Resulta que para ciertas personas, la idea de que soy homosexual les causa un gran conflicto interno y mucho dolor, como según me lo describen. Incluso después de varios años no se han dignado a conocer a mi pareja. Y por ser familiares cercanos, no puedo mandarlos a volar como lo haría con cualquier otra persona a quien no le parece mi estilo de vida.

Lo curioso es que estas mismas personas me han reclamado el hecho de que mis amigos son más importantes en mi vida y en mi toma de decisiones que ellos, ¿alguien recuerda el artículo sobre la segunda familia? Aparentemente tampoco logran comprender cómo es que extraños han ocupado un lugar tan importante en mi vida. No soy de dar muchas explicaciones, y honestamente creo que perderé mi tiempo si lo hago, así que mejor evito el tema con ellos.

El punto es que el momento que traté de integrar mi vida e incluir a las mencionadas personas me rechazaron, por lo tanto, tengo que presentarme a mis reuniones familiares solo, ya que mi pareja no es bienvenido, como ellas lo expresaron. Debo guardar silencio cuando la gente me hace preguntas y tengo que actuar “heterosexual” para no avergonzarlas. Ha sido lo más degradante que he hecho en mi vida. Las pocas veces que me presento estoy callado y soy cortante y sarcástico. Hago lo posible por no hablar con la gente que no sabe que soy jotito para no revelar el vergonzoso secreto (no porque me avergüence a mí, claro). Incluso hay ocasiones en que me han pedido que me calle cuando estoy participando en una conversación, ¡a mis 32 años!

Con el resto del mundo mi vida es una sola, es únicamente con mi familia que tengo que dividirme, lo curioso es que como se supone que son las personas más importantes en mi vida, las que deben hacerme sentirme aceptado y protegido, son con las que vivo constantemente frustrado. Mi mayor tristeza es que mi madre y mis hermanas me vean y simplemente no sepan quién soy solo por el hecho de ser diferente. Yo debo aceptarlas al 100%, claro, porque son normales. Respeto que tengan sus ideas, por lo tanto, me divido, lo que no me gusta es que en realidad no les importa ni lo más mínimo el dolor que me causan a mí cuando tratan de editarme. Amarme significa amarme completamente y no solo las partes de mí que les gusta.

Por eso, hasta cierto punto no las dejo vivir su mentira: hablo constantemente de mi pareja de forma abierta, porque siento que no debo avergonzarme de algo tan bello que estoy viviendo, el mejor momento de mi vida. Lo incluyo en todas las conversaciones, oiga quien oiga y cuando me preguntan que quién es les digo sin tapujos que es mi pareja. Honestamente disfruto ver sus caras incómodas cuando los veo a los ojos y se dan cuenta que estaban hablando con un gay.

Cada uno de nosotros es diferente. En mi caso, respeto que mi familia tenga relaciones heterosexuales. Igual puedo hacer comentarios ofensivos sobre eso, sin embargo, creo firmemente que al respetar lo que otras personas son y hacen, tengo el derecho de exigir lo mismo de ellas.

Por lo tanto, mi declaración al mundo es: Me amo como soy, no quiero cambiar y me rehúso a fingir por hacer feliz a nadie. Suficiente comprensivo es mi pareja con mi difícil situación familiar como para negar quien soy y ofenderlo de tal manera. Yo sé que el hecho de que mi familia lo rechaza sin siquiera conocerlo le duele y eso me mata, pero no es algo que yo pueda cambiar. Eso depende de ellas.

Irónicamente, vivo con la fantasía de tener a mi familia unida. Quizá sea simplemente eso, pero es una esperanza que mi gente quiere un día conocerme y ser parte de mi vida, no solo porque están ligadas a mí por la sangre, sino porque en realidad quieran integrarse a mi mundo.

Hermanos, hermanas, yo sé que algunos de ustedes comparten mi dilema. Compartan si se animan, arriba tienen los medios para contactarme.

Saludos afectuosos.

Mostro.


Un pensamiento en “La doble vida”

  1. Eres en tanto te conoces y te reconocerán cuando sean capaces de amarse a si mismos. Todos vivimos una doble vida, la fantasiosa y la real, su fantasía es que logran editarte, la tuya que logras ser en su vida tu propia edición. La doble vida es un espacio exquisito para quien se disfruta aun en penumbras, para otros es la sombra que buscan esquivar y los abraza. Saludos.

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.