El alcohol en tiempos de amor

icon_instagram    Cindy García

¿Cuántas veces hemos escuchado a un amigo decir: “Denme un shot para agarrar valor”?

O… ¿Cuántas veces lo hemos dicho nosotros mismos?

¡Buen día, mis queridos lectores!
Hoy les traigo un tema que se vive normalmente de noche.

Cuando estamos en el antro, solteros, normalmente le echamos el ojo a alguien. ¿Qué pasa cuando queremos hablarle a ese alguien? Empieza la cabeza a darnos vueltas, poniéndonos estrategias, miedos, ideas, plan A y B, infinidad de cosas.

Así que… solemos recurrir al alcohol para darnos “valentía”.

Pero, ¿realmente estamos siendo valientes? ¿O sólo estamos siendo doblemente cobardes?

Normalmente, como seres humanos, buscamos de alguna u otra manera pasar nuestra culpa a otras cosas, por ejemplo: al tiempo, a las personas, a las circunstancias; buscamos una excusa todo el tiempo, porque… ¡Claro! es mucho más sencillo que aceptar nuestra responsabilidad, y el ser humano no es estúpido, sólo somos estratégicos.

Y aquí es donde solemos culpar al alcohol, porque le entregamos nuestro poder, pero el verdadero poder esta en nosotros mismos.

Yo tengo algo a lo que le llamo “la peda psicológica”.

¿Cómo describiríamos a una persona que hace algo en estado de ebriedad, positivamente?

-Valiente
-Atrevida
-Romántica
-Valemadrista
-Sin miedo

Todo ese concepto que tenemos que podemos ser estando alcoholizados, lo podemos ser sin una gota de alcohol, simplemente utilizando nuestro propio poder. Estamos tan acostumbrados a otorgarle nuestro poder al alcohol y creemos que nos convertimos en todas esas características…

Y, ¿adivinen qué? Todo eso en lo que nos convertimos en estado de ebriedad, somos nosotros mismos en nuestro ser.
Entonces, eso quiere decir que podemos ser valientes, atrevidos, románticos, valemadristas y sin miedo, a cualquier hora del día ¡sin necesidad de alcohol! Y si logramos utilizar nuestro propio poder, nos volvemos extremadamente poderosos y dueños de las circunstancias.

Esto lo podemos empezar usando “la peda psicológica”, cuando queramos tener valor para hablar con una chava o un chavo, sólo entremos en el mood de “la peda psicológica” y actuemos con las características positivas que nos gustaría tener con alcohol encima.

El poder esta en nosotros mismos, aprendamos a utilizarlo.

¡Les mando una sonrisa!


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.