3 cosas que pasan al perder peso muy rápido

icon_instagram icon twitter Humberto Miranda

Perder peso es un trabajo complicado. Tienes que ajustar tus hábitos alimenticios, no puedes darte el lujo de comer a media noche y debes medir tus porciones. También está el ejercicio y no, hacer 15 minutos en la bicicleta fija, no cuenta. Pero eventualmente – sí, sí pasa – todo el trabajo duro se recompensa cuando el cuerpo no solo es más sano, sino que pierdes peso y tu figura se estiliza.

Ahora, ¿recuerdan que mencionamos que es complicado? Aquí está el secreto: La mayoría de los doctores recomiendan un plan de dieta y ejercicio para perder en promedio entre uno o dos kilos por semana, pero hay personas que les gusta probar sus límites y desafiar lo que un experto recomienda. Y cuando tu cuerpo comienza a perder peso de manera dramáticamente rápida, bueno, no lo puede controlar.

Esto es solo un poco de lo que puede pasar:

  1. Tu piel lo va a resentir.

Cuando pierdes peso de manera rápida – y hablamos de 20 más kilos, no 5 – la piel no cuenta con el tiempo suficiente para regresar a su lugar, y su elasticidad no puede adaptarse del todo a tu nuevo cuerpo. Esto empeora si pierdes peso cuando tienes más de 40 años, fumas o te expones demasiado a la luz del sol. Por lo regular, la única solución a esto es pasar por una cirugía plástica para remover el exceso de piel, y no cuesta dos pesos.

Los hombres pueden desarrollar pequeños man boobs y las mujeres tener los senos caídos.

  1. Puedes padecer depresión.

Extraño, ¿no? Puedes pensar que pasaría exactamente lo opuesto al transformar tu cuerpo, pero es un efecto secundario más común de lo que piensas. De acuerdo a un estudio publicado en el diario inglés PLOS One, las personas que pierden una cantidad significante de peso, a lo largo de cuatro años tienden a ser más propensos a padecer depresión. Los autores del estudio no afirman que perder peso es la causa de depresión, pero señalan que puede ser una asociación psicológica causada por el tiempo en el que se perdió.

Piénsalo un poco, cuando estas en proceso de perder peso, es básicamente en lo que pones toda tu concentración; cuando lo logras te preguntas ¿Bien, ahora que sigue? Definitivamente no es algo que hayas estado planeando.

  1. Seguramente también perderás musculo.

Noticia. El peso que estás perdiendo no solo es de grasa, también estás perdiendo musculo, especialmente si lo que estás haciendo es una dieta extrema. Un estudio de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos, controlo la dieta de 50 personas, un grupo comió 500 calorías diarias por 5 semanas, mientras que el otro grupo comía 1250 calorías por 12 semanas. En promedio, todos los participante perdieron 8.6 kilos, pero los que comían menos calorias perdieron 1.59 kilos más de “masa libre de grasa” (o sea musculo).

No queremos sonar como aguafiestas, pero perder peso de manera dramáticamente rápida nunca es la solución. Si buscas bajar esas llantitas hazlo de la manera más saludable, buscando a un especialista y haciendo ejercicio de manera moderada.

Con información de: MarieClaire.com


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.