L.A. Zombie: Porno gay con zombies

caratula-l-a-zombie

TÍTULO ORIGINAL
L.A. Zombie

AÑO DE ESTRENO
2010

DIRECTOR
Bruce LaBruce

DURACIÓN
90 min

 

SINOPSIS

L.A. Zombie cuenta la historia de un zombie alienígena que emerge de las aguas del océano para resucitar cadáveres a través de su semen. Pero… ¿se trata realmente de un zombie alienígena o es en realidad un sin techo, afectado de esquizofrenia, y víctima de sus propios delirios?

La cinta repite idéntica formula a su anterior trabajo Otto; or up with dead people, mezclando porno, gay, gore, zombies y denuncia social, aunque esta vez, como comenta el propio director, el film cuenta con un mayor número de eyaculaciones y un alto contenido de sexo explícito, por ello, la película se distribuye en dos versiones, una hardcore y otra softcore.

lazombies3

CRÍTICA

Los primeros minutos de L.A. Zombie hacen desconfiar de la coherencia con la propuesta que el cineasta canadiense Bruce LaBruce ha mantenido durante toda su filmografía. Sin embargo, L.A. Zombie tiene mucho de la ironía terrorista con estética homocore de la marca LaBruce, a través de la historia de un zombi alienígena que emerge del mar con una singular misión: hacer de Lázaro, pero resucitando a los muertos, y fornicando con ellos a través de sus heridas mortales.

lazombies8

El espectacular actor porno François Sagat encarna al zombie, quien de casualidad encuentra a sus víctimas (mafiosos, clochards, narcos), y a quienes va a revivir tras mantener con ellos actos sexuales necrófilos y fetichistas, en medio de un Los Ángeles hostil, espacio de vagabundos y outsiders. Pero conociendo las intenciones de LaBruce, ¿cuál es su apuesta en este filme hardcore de sexo gay explícito?

Es interesante como LaBruce plasma su película como símbolo maldito en la figura de una ciudad de barreras callejeras, de callejones oscuros, de carreteras solitarias, y de arrabales donde todo se permite.

la2El zombi es mostrado en dos niveles: como vagabundo arrojado al mundo sin oportunidades, como un migrante que vive de la basura y duerme bajo cartones. Y a su vez, en la conversión, es un zombi con boca mutante, pero que no come cerebro ni mata a sus víctimas, sino que les devuelve la vida gracias a un pene implacable. Un pene dador, benevolente con negros, drogadictos, asesinos, okupas, todos aquellos defenestrados de alguna manera por el sistema, a los cuales el zombie vuelve a la vida con otras perspectivas.

Para LaBruce, la condición del gay puede ser análoga a la del inmigrante o homeless viviendo en condiciones infrahumanas; y lo coloca en situaciones de extremo, de sólo poder hacer el amor con muertos y en lugares insalubres. La escena final, del zombi tratando de exhumar la tumba de La Ley es implacable. Una de las películas de LaBruce que resulta más política y frontal (sin reservas para el gore, ni para el porno queer), igual de cruda que sus antecesoras, quizás algo más mecánica pero significativa como panfleto en contra de la desigualdad.

TRAILER

Vía: Unacriticapordia.com


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.