Transformers: Age of Extinction – (3/10)

pag_staff_tw pag_staff_inst Xaúl Sandoval

“No te odio, porque odiar es un sentimiento y yo por ti no siento nada”. Esta y muchas otras frases se comparten día a día en las redes sociales con algún tipo de fondo lindo y uno que otro destello de color. Aunque pareciera que es todo un modus vivendi, yo no soy partidario de compartir frases de este tipo en mis timelines pero en mi búsqueda implacable por resumir mi pensamiento sobre Transformers: Age of Extinction, considero esta frase como anillo al dedo.

Y es que me ha sido muy difícil poner en palabras lo que esta película causó en mí. No la disfruté pero tampoco la odié. Simplemente pasó frente a mí sin crear algún tipo de registro. Eso me lleva a pensar que no hay peores producciones que las que no te hacen sentir absolutamente nada. ¿Cuál era entonces su finalidad?

Antes de ver Transformers: AOE, ya había leído un par de reseñas sobre ella. Todas y cada una eran muy fuertes, crudas, con mucha crítica y cierto rencor. Me propuse, por lo tanto, ir al cine y tratar de no ser tan duro. Al final de cuentas, ir a ver un filme de esta saga es asimilar que se tiene que cerrar un poco nuestro cerebro y tratar de disfrutar la película como lo que es, un espectáculo visual cuya finalidad es entretener. Disfrutar Transformers era mi única misión. Una misión que fallé.

La historia ocurre después de los eventos acontecidos en Transformers: Dark of the Moon (2011) donde la ciudad de Chicago es reducida a ruinas por la invasión extraterrestre y la defensa a cargo de los autobots y la milicia americana. En esta ocasión, a consecuencia de tal destrucción, los Transformers, autobots y decepticons por igual, están siendo cazados por el gobierno al ser considerados de alto riesgo para la población. A la par, el mismo gobierno logró extraer una sustancia de los Transformers con la que pueden recrear estos robots gigantescos y controlarlos remotamente. Esta sustancia fue llamada Transformium. Lo sé. Es ridículo y no entiendo como el término pudo pasar de la etapa de guión a la cinta sin que alguien dijera “No”.

En el frente humano, tenemos nuevos protagonistas liderados por Cade Yeager (Mark Whalberg) quien es un (autoproclamado)  inventor texano con problemas económicos y con una hija a punto de entrar a la universidad (Nicola Peltz) quien tiene su respectivo novio llamado Shane (Jack Reynor). Todos estos personajes se ven envueltos en un caos de dimensiones globales cuando Cade y su socio Lucas (T.J. Miller) compran un camión chatarra con la intención de desmontarlo sin tener idea de que este camión no es mas que el mismísimo Optimus Prime escondiéndose del gobierno.

Es impresionante ver que desde el momento en que la película empieza a desarrollarse, comienzas a notar la acumulación imparable de defectos en la historia, chistes malos y clichés retratados por personajes unidimensionales y de cartón. Tan de cartón que el mayor mérito de Nicola Peltz en esta cinta es lograr que Megan Fox parezca Meryl Streep a su lado. No podía dejar de pensar que Transformers: AOE bien podría ser protagonizada por legos o personajes de teatro guiñol y no sufriría ningún cambio en el proceso. Al contrario, creo que eso le inyectaría nueva vida a la desgastada franquicia.

Hay un momento en el filme en el que, en medio del caos, uno de los personajes dice: “¿Qué está pasando?”, a lo que otro le responde: “No lo sé”. Ese diálogo es precisamente lo que resume esta cinta. Vemos diversos instantes en los que definitivamente no sabes qué es lo que está sucediendo. No sabes a dónde van los personajes, por qué, en qué momento lo decidieron así, por qué llegaron tan rápido y por qué de pronto están colgando de cables de una nave extraterrestre. Es un festín de incongruencias y frases que rayan en lo ridículo y hacen de esta película la peor de la saga porque sencillamente no tiene ni pies ni cabeza.

Pero ¿qué esperaba de un filme de Michael Bay? Un personaje al mas puro estilo Hollywoodense cuyo talento es destruir cosas en pantalla de una manera magistral. ¿Podemos esperar mas de él? ¿Debemos esperar mas de él? Yo creo que sí. Porque el gran problema de Transformers: AOE no es su dirección, sino el argumento a cargo de Ehren Kruger.

Ehren Kruger es un caso mítico en el guionismo cinematográfico. Por un lado nos mostró una historia llena de profundidad, emoción e incertidumbre en Arlington Road (1999) y se presumía como uno de los nuevos talentos de la industria. Asimismo sustituyó a Kevin Williamson como guionista de Scream 3 (2000), que la crítica indica que es la peor de la saga. Luego nos sorprendió positivamente con la adaptación americana de The Ring (2002) y la trascendental y misteriosa The Skeleton Key (2005), para luego decepcionarnos una vez mas con su participación en las últimas 3 producciones de Transformers. Definitivamente hay talento en él pero al parecer va y viene dependiendo del proyecto en el que trabaje.

No todo es negativo en Transformers: AOE. El personaje de T.J. Miller destaca porque logra haceros reír repetidamente. De igual manera, a pesar del guión, Stanley Tucci siempre brilla y esta vez no es la excepción. Los efectos visuales son, como siempre, impactantes y de primer nivel. Tenemos también la introducción de los imponentes dinobots. Pero como audiencia, ¿qué queremos? Esto no es suficiente y nunca lo será. Lamentablemente la mayoría de nosotros seguiremos asistiendo a ver estas cintas y generando así ganancias estratosféricas para los estudios cinematográficos que les harán concluir que no importa la calidad del producto porque de igual manera será vendido con el mismo éxito. Pensar que Transformers: AOE es ya el filme mas taquillero de la historia de China, por ejemplo, me hace pensar que esto está lejos de terminar.

Al final de la película hay una escena en la que Cade le pregunta a Optimus Prime: “¿Te volveremos a ver?” y este le responde: “No lo sé. Pero cuando veas a las estrellas piensa que una de ella es mi alma”. Fue en ese momento en el que la gente en la sala de cine soltó una carcajada y me di cuenta que no estaba solo. No me es posible disfrutar una cinta con este tipo de diálogos. Simplemente no puedo.

No te odio, Transformers, me has dado un monumental espectáculo visual  a lo largo de estos años. Pero tu última entrega pasó por mis ojos como pasaría una sexy mujer sin lograr una sola reacción en mi cuerpo.

¿Ustedes ya la vieron? Comenten sus impresiones en el área de comentaros.

NOTA: Tomen en cuenta que esta película dura mas de dos horas con cuarenta minutos. Vayan preparados para esto. Yo no lo iba y fue martirizante.


Un pensamiento en “Transformers: Age of Extinction – (3/10)”

  1. muy interesante perpectiva,interpretacion y reseña tuya, yo no soy ningún experto en el cine, de hecho soy muy comercial y aun sin verla yo no me esperaba gran cosa, la tercera no me gusto en trama, solo fue espectáculo visual es todo, tengo otra perspectiva de ver películas(sobre todo las de Hollywood) pero ese no es el tema, vere AOE solo por la aparición de los dinobots es todo, saludos

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.