Por no hacer pastel gay de “Beto” y “Enrique”, irlandés podría ser demandado

Por años, muchos han vivido con una duda que les lacera el alma: ¿Beto y Enrique (de Plaza Sésamo) son más que amigos?

Cada quién tendrá su teoría al respecto, lo cierto es que hay quienes toman el tema muy en serio e incluso se muestran afectados cuando alguien insinúa que entre estos dos personajes podría haber algo más que una bonita amistad.

Para los dueños de una pastelería en Irlanda del Norte, el no querer asociar la imagen de Beto y Enrique a la homosexualidad podría llevarlos a los tribunales.

Todo comenzó cuando un cliente acudió a la pastelería Ashers, ubicada en Newtownabbey, al norte de Belfast, y pidió que realizaran un pastel que trajera la imagen de Beto y Enrique, acompañada por la leyenda “apoya al matrimonio homosexual”.

Aunque al principio tomaron el pedido con normalidad, días después hablaron para informarle al cliente que siempre no harían el pastel.

Daniel MacArthur, miembro de la familia propietaria del negocio, explicó que recibieron el encargo el pasado viernes, pero que se negaron a realizarlo porque el dichoso pastel “se opone a lo que la Biblia enseña”. De hecho la pastelería tiene un nombre bíblico, pues Aser es una de las tribus de Israel.

“El lunes llamamos al cliente para hacerle saber que no podíamos realizar su encargo”, comentó MacArthur, quien le devolvió el dinero que le habían adelantado.

Esta negativa provocó que el desairado cliente le mandara una carta a la Comisión de Igualdad de su país, para quejarse por discriminación, además de amenazar con emprender acciones legales contra la pastelería. Alega que la legislación local “prohíbe la discriminación en la provisión de bienes, instalaciones y servicios para una persona que busca utilizar dichos bienes, instalaciones o servicios, por motivos de orientación sexual”.

En respuesta, en la página web de la organización The Christian Institute subieron un video de MacArthur explicando su punto de vista y comentando que no es la primera vez que se niega a realizar un pastel por cuestiones ideológicas:

¿En qué terminará este asunto? ¿Tu demandarías? ¿Se está respetando la libertad de creencia del pastelero?


¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.